Lugo prohibirá las relaciones sexuales dentro de coches en sitios públicos

La nueva ordenanza, aún sin aprobar, rechaza las casas de citas y establece multas a la prostitución callejera

.

la voz / lugo

La nueva ordenanza de convivencia ciudadana que preparó el gobierno socialista del Concello de Lugo prevé multas de hasta 3.000 euros para los clientes de la prostitución callejera. El documento, que está pendiente de las aportaciones que haga la oposición, prohíbe ofrecer servicios sexuales en la calle y también su demanda y negociación. También prohíbe los actos sexuales u obscenos en el interior de vehículos que se encuentren en cualquier espacio público.

Con la desaparición del Código Penal de la figura de escándalo público, no había motivo legal para que la policía pudiera actuar frente a un incidente de este tipo. La ordenanza prohíbe también las casas de citas. El texto establece como norma tratar con respeto y consideración a las personas que, por sus circunstancias personales, más lo necesiten. A continuación se exponen los capítulos más destacados de la ordenanza.

Prostitución

Seis normas. El documento plantea seis puntos restrictivos. En el primero prohíbe ofrecer, solicitar, negociar o aceptar directa o indirectamente servicios sexuales retribuidos en el espacio público. En el segundo, la demanda y negociación de este tipo de servicios por parte de los clientes potenciales. En el tercero, los encuentros sexuales en el interior de coches en espacios públicos, «siempre que estos actos trasciendan o se perciban desde cualquier ámbito público». El cuarto impide acercar a los clientes o transportar a quienes ejerzan la prostitución. Tampoco está permitido el uso de viviendas particulares para la prostitución, siendo responsable el propietario, el arrendador, el encargado e incluso, subsidiariamente, la persona que tenga acceso a dicha vivienda. Por último, no será consentida la prostitución en lugares próximos a colegios, parques infantiles o espacios de ocio a los que accedan menores. Las sanciones previstas, tanto en este punto como en muchos otros de la ordenanza, oscilan entre los 750 euros y 3.000 euros. 

No a los gorrillas

Una norma esperada. Decenas de usuarios del Hospital Lucus Augusti tienen que pagar un impuesto de hasta cinco euros por aparcar el coche en la calle. La situación generó multitud de protestas y la Policía Local nunca consiguió que los gorrillas se fueran del lugar. La ordenanza prohíbe esta actividad y contempla una primera multa de entre 751 y 1.500 euros. Si el sancionado reincide en menos de 24 horas, será denunciado por la actividad y también por desobediencia. La multa ya sería de entre 1.501 euros y 3.000. La policía podrá requisar la recaudación y también los objetos que el aparcacoches utilice para atemorizar conductores. El ejercicio de esta actividad podría suponer la suspensión de cualquier tipo de prestación que percibiera el denunciado.    

Prohibido orinar

Especialmente en monumentos. Cuando entre en vigor la ordenanza estará prohibido defecar, orinar o escupir en los espacios públicos, salvo en instalaciones o elementos que estén destinados especialmente para ello. Pueden tener una mayor sanción económica (oscila de 750 a 1.500 euros) si dichas conductas se hacen en espacios de concurrida afluencia de personas o frecuentados por menores, en edificios públicos, en monumentos históricos o en edificios catalogados o protegidos.  

Grafitis

Responsables, los padres. La ordenanza quiere un Lugo en condiciones de «limpieza, pulcritud y decoro». Rechaza las pintadas y todo lo que suponga deslucir el patrimonio. No se permitirá hacer grafitis, pintadas, garabatos u otro tipo de grafismos ni en espacios públicos ni en equipamientos, árboles, jardines, transporte público y vías públicas. Quedan excluidos los murales artísticos, pero con autorización municipal, incluso si se hacen en una propiedad particular. Dice la ordenanza que serán responsables subsidiarios los padres de menores. El Concello podrá limpiar los grafitis a costa de quien los hizo.   

Alarmas: 3 minutos

Atención a la grúa. Para evitar ruidos molestos, la ordenanza contempla que la grúa se llevará a los vehículos a los que se les active la alarma y el sonido se les alargue durante más de tres minutos. Además, en los domicilios particulares no podrán escucharse ruidos de gritos, música, arrastre de muebles o cánticos constatables por los agentes.   

Freno a la publicidad

Mobiliario sin propaganda. Los titulares de establecimientos no podrán situar en la vía pública ninguna clase de mobiliario con propaganda. Las mesas de información o recogida de firmas debe autorizarlas el Concello. No podrán ponerse anuncios en contenedores, farolas o mobiliario urbano y mucho menos en monumentos.

Votación
43 votos
Comentarios

Lugo prohibirá las relaciones sexuales dentro de coches en sitios públicos