El aire africano dispara el termómetro

La borrasca que desplaza el aire cálido obligará a activar una alerta naranja por olas de seis metros


redacción / la voz

La meteorología ya no entiende de términos medios. El tiempo ha dado un giro de 180 grados. Las temperaturas que hace un par de días eran bajas para la época del año ascenderán hoy de forma súbita hasta alcanzar valores propios del verano. En A Mariña el termómetro subirá hasta los 25 grados, una cifra que no se registra ni en julio ni en agosto. Mientras tanto, en el sur es probable que el mercurio acabe rozando los 30 grados. Las altas temperaturas no serán flor de un día sino que mantendrán una tendencia ascendente durante toda la semana. «Las temperaturas mínimas subirán, en general, de manera ligera a lo largo de los próximos días. Las máximas también irán subiendo y el sábado se situarán entre los 21 grados de A Coruña y los 27 de Pontevedra y Ourense», apunta Francisco Infante, delegado de la Aemet en Galicia.

El tiempo seco también ha llegado para quedarse. «Según el modelo determinista no se esperan lluvias hasta el domingo por la tarde, cuando llovería débilmente debido al desarrollo de alguna tormenta en el interior de la comunidad», dice Infante.

Nada de la configuración atmosférica que afecta hoy a Galicia parece normal. El sol y el calor vienen de la mano de una borrasca muy potente para esta época del año. Sus dimensiones ocupan prácticamente todo el Atlántico norte y la presión alcanza los 950 milibares. Este gigante ciclón no consigue impactar en Galicia con lluvia porque el anticiclón sobre Europa bloquea el paso del frente que lleva asociado. Pero, como todo sistema de bajas presiones, sus vientos giran en contra de las agujas del reloj y desplazan aire cálido procedente desde el norte de África. Ese aire tiene que recorrer toda la península y durante el trayecto se va resecando y recalentando. Esto explica por qué el ascenso térmico será más acusado en las provincias de Lugo y A Coruña. El viento del sur soplará con más fuerza en la costa norte, donde incluso podrían registrarse rachas por encima de los ochenta kilómetros por hora.

Pero el ambiente cálido y seco en tierra contrasta notablemente con la situación marítima. La gran borrasca en el Atlántico genera un intenso mar de fondo que llegará hoy hasta la costa de Galicia en forma de olas que podrían superar los siete metros de altura. Hay activado en todo el litoral un aviso de color naranja. No está el mar para darse el primer chapuzón del año.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
20 votos
Comentarios

El aire africano dispara el termómetro