El cuco cantó con doce días de retraso

Los datos históricos sitúan temporalmente el primer canto de esta ave sobre el 28 de marzo


REDACCIÓN / LA VOZ

El tiempo lluvioso y frío que predomina en Galicia desde hace meses ha terminado por afectar a la vida animal y vegetal. Lo sabe bien Guillermo Budiño, vecino de Xinzo de Limia (Ourense) y colaborador fenológico de la Agencia Estatal de Meteorología. Desde hace 39 años observa y registra cómo el clima afecta a la flora y la fauna. «A fenoloxía ocúpase por exemplo da floración das árbores, a maduración dos froitos, do seguimento das colleitas ou de rexistrar o primeiro canto do cuco», explica. El sonido que emite esta ave migratoria forma parte de la banda sonora de la primavera. Los datos históricos sitúan temporalmente el primer canto del cuco sobre el 28 de marzo. Sin embargo, este año se ha retrasado notablemente. «Apareceu antonte. Había case corenta anos que non se atrasaba tanto», apunta. Si ha tardado en llegar ha sido por la meteorología tan desfavorable. La última borrasca dejó fuertes granizadas en toda la comunidad e incluso nieve a partir de los 600 metros. «Non recordaba unha nevada en Xinzo nesta época do ano. Con este tempo tan frío o cuco entende que non hai insectos para comer, porque os insectos necesitan calor. Por iso tardou tanto en chegar», reconoce.

Otra especie que está sufriendo los efectos de las bajas temperaturas y las lluvias intensas e incesantes son las cigüeñas, que también tienen que realizar un importante esfuerzo para encontrar alimento. «Cando chegaron en decembro as condicións eran moi boas, con sol e temperaturas anormalmente altas, pero dende primeiros de ano temos frío e moita chuvia, e as cegoñas están a pasalo moi mal porque non é fácil para elas atopar comida».

La vegetación gallega tampoco presenta el aspecto propio de la estación primaveral a estas alturas del año. La floración está desarrollándose más lentamente. «A flor de moitas especies, como a das ameixeiras, non consegue callar. As baixas temperaturas están paralizando todo», añade.

Budiño lleva media vida sin dejar de prestar atención a su entorno. Su testimonio ofrece una versión diferente pero llena de razón sobre las consecuencias del aumento de la temperatura global. «Eu noto moito os cambios, sobre todo nas estacións. Antes aínda tiñamos outono e primavera; agora pasamos do verán ao inverno. Hai un descontrol climático. Non é normal que non chova durante tantos meses e despois se poña a chover así». Asegura que la fenología debería tener una presencia mayor en la investigación sobre cambio climático. Budiño y otros muchos como él mantienen una relación muy estrecha con la naturaleza, y nadie mejor que ellos para saber cómo está cambiando.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
40 votos
Comentarios

El cuco cantó con doce días de retraso