En 20 días entra en vigor la ley que reduce las áreas sanitarias de 11 a 7

La norma blinda la contratación de médicos sin la nacionalidad, en caso de necesidad


Santiago / agencia

La controvertida reforma de la Lei de Saúde de Galicia ya es oficial. El diario oficial publicó esta norma, que entrará en vigor el día 29 de abril y reduce de once a siete las áreas sanitarias de la comunidad. Eso sí, mientras no se desarrolle la nueva estructura sanitaria, se mantendrá el modelo actual. La reforma ha sido muy criticada por oposición y organizaciones sanitarias, al considerar que se resta autonomía a los hospitales comarcales. De las once áreas sanitarias que había hasta el momento, perderán esta categoría A Mariña, Monforte, O Barco y O Salnés.

Pero, aunque este fue el aspecto más controvertido de la ley, no es la única novedad de la legislación. La norma les da a los profesionales de la salud la misma categoría que a las autoridades sanitarias en lo que a amenazas o agresiones se refiere, por lo que no solo será una infracción muy grave la coacción o violencia sobre un inspector u otra autoridad sanitaria, sino sobre cualquier profesional del sistema público de salud.

La selección de personal también introduce cambios respecto a la situación actual. Y es que la Consellería de Sanidade introduce la posibilidad de incorporar como personal estatutario a licenciados sanitarios -básicamente médicos- eximiéndolos del requisito de la nacionalidad «por razóns de interese xeral e necesidades obxectivas». No es algo que los colegios y sindicatos médicos vean con buenos ojos, pero que defiende el Sergas con insistencia. Vázquez Almuíña aseguraba en una entrevista en La Voz de Galicia: «Tenemos un problema para contratar a un médico de fuera que apruebe el mir y se forme en nuestros hospitales: es una cosa extrañísima, pero es así. Hay mir para extracomunitarios, pero acaban y no se pueden contratar, por eso hemos abierto esta posibilidad». No es lo que opinan los sindicatos médicos ni la Organización Médica Colegial. Esta última aseguraba en un comunicado en febrero que «no es aceptable la contratación de médicos con titulaciones no homologadas o sin reconocimiento a efectos profesionales». También el sindicato médico CESM afirmaba que homologar de forma urgente a profesionales extracomunitarios refleja «la mala planificación», mientras los médicos gallegos se van «por falta de reconocimiento y la desastrosa gestión de recursos humanos».

La reforma aprovecha para actualizar la ley en algunos aspectos que diez años después precisan de una revisión. Como la investigación. Y para favorecer la transferencia de conocimiento se recoge que la Administración sanitaria puede ceder su derecho de explotación sobre los resultados de la investigación a favor del personal autor de estos resultados, o a favor de un tercero sin vinculación con el sistema público de salud. Del mismo modo, el personal que sea autor de los resultados o haya llevado a cabo una investigación también podrá participar en los beneficios que obtenga la Consellería de Sanidade.

Hay aspectos que recoge la ley aprobada y que ya se aplicaron en la práctica. Como el concurso de traslados abierto y permanente, que garantiza que los profesionales que tengan plaza fija puedan optar a otro destino todos los años. El concurso, de hecho, está abierto ya. También se amplían los canales de participación social en la sanidad, y se incluye un nuevo artículo por el que Sanidade evaluará las repercusiones que sobre la salud puedan tener las políticas sanitarias.

Los colegios médicos rechazan que se los excluya de la evaluación de los facultativos

El pasado viernes la Consellería de Sanidade volvió a reunirse con los sindicatos para seguir negociando la carrera profesional ordinaria del personal del Sergas, que debe estar cerrada en el primer semestre. Uno de los temas fue la composición de los comités que evaluarán a los profesionales cada vez que soliciten pasar de grado. El borrador de Sanidade recogía la presencia de los colegios profesionales y de las sociedades científicas en este órgano, algo que no aceptaron los sindicatos.

Esta negativa es «inaceptable» para el Consello Galego de Médicos, que no permitirá estar fuera de estos comités. Para los facultativos, la carrera profesional es un instrumento para la mejora continua, y su reconocimiento es importante para mantener e incrementar la calidad de la atención médica a los ciudadanos: «Es nuestra obligación -insisten- que el proceso evaluador de la carrera profesional sea consecuente con ese concepto básico».

Colegios y sociedades científicas piden estar en el proceso evaluador tanto en la fase ordinaria como en la extraordinaria de esta carrera profesional, y han enviado un escrito al conselleiro de Sanidade con esta petición.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

En 20 días entra en vigor la ley que reduce las áreas sanitarias de 11 a 7