De Lara envía ahora a la Audiencia Nacional la investigación de Vendex de la que ya se había inhibido en el 2015


redacción/ la voz lugo / lA voz

La Audiencia Provincial de Lugo reclamó al Juzgado de Instrucción número 1, del que es titular Pilar de Lara, mediante una providencia fechada el pasado 20 de marzo, certificación de la fecha del auto de inhibición dictado en las diligencias 335/14 (investigación de Vendex en el caso Pokémon) a favor de los juzgados centrales de instrucción de la Audiencia Nacional, así como las fechas de firmeza del mismo y de remisión de los testimonios necesarios a tal fin. Con fecha de 27 de marzo, Pilar de Lara dictó una providencia en la que ordenaba que se remitiera testimonio de la causa al Juzgado Decano de los Juzgados Centrales de Instrucción de la Audiencia Nacional. De Lara ya se inhibió de este caso en el 2015.

Recientemente entró en el citado juzgado un escrito en el que se pide que se aclare en qué juzgado está la instrucción de parte de la rama catalana de la Pokémon (Vendex). Pilar de Lara se inhibió en su día en esta parte y despachó el asunto a los juzgados de Sabadell y Barberá del Vallés; este último, a su vez, se inhibió a favor del primero, que solo aceptó la parte de los hechos supuestamente ocurridos en Sabadell. De Lara decidió en el 2015 que todas las investigaciones sobre el grupo Vendex fuesen tramitadas por los juzgados. En ese escrito se señala que, transcurridos dos años y medio desde la inhibición, no consta en las actuaciones que se haya remitido al juzgado central, mientras se siguen practicando diligencias.

En las diligencias que remite De Lara, que se abrieron por tráfico de influencias, aparecen investigadas decenas de personas y entidades de Galicia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

De Lara envía ahora a la Audiencia Nacional la investigación de Vendex de la que ya se había inhibido en el 2015