«Esto no habría pasado si le hubiesen puesto más protección a su exmujer cuando le pegó»

El testimonio de Vanessa H.G., la mujer a la que intentó agredir el detenido en Recimil

;
Así fue el último suceso en Recimil: «Casi me mata a mí y a mi hijo» Este miércoles en el número 3 de la calle Euzkadi de Ferrol un hombre fue abatido cuando iba con un cuchillo a por una testigo que declaró contra él. La mujer atacada nos cuenta cómo ha vivido esta traumática experiencia en un escenario manchado de sangre.

FERROL / LA VOZ

Rocío, familiar de su pareja, la llama desde la calle: «¡Vanessa, Vanessa!». Y le recomienda que aporte su visión de lo sucedido. Vanessa H. G., de 22 años, abre la puerta, que tiene la cerradura reventada y está en una pared con restos de sangre. «Fui al estanco con mi hijo [de 3 años] y, al llegar al portal, vi a este chico [el detenido] con un cuchillo de cocina. Me giré y quiso atacarnos. A mi hijo lo metí como pude dentro del edificio. Subí con él [vive en el primero], cerré la puerta y llamé a la policía. Al momento rompió el portal y vino para arriba», relata.

A continuación recuerda el momento en el que llegaron los agentes y «a él le dio igual a quién tenía enfrente». «La sangre supongo que será de que se habrá cortado porque rompió toda la puerta», apunta.

Dice que haberla atacado fue accidental, «le dio por ahí» como «le podía dar con otra». Pero Vanessa había estado en el juzgado por el caso de violencia contra su excuñada, aunque dice que «no tiene que ver». «Si no, ven a mi casa o llámame por teléfono y dime que no declare. Hablando se entiende la gente. Lo que hizo no está bien, porque yo estaba con mi hijo. A mí que me mates a mí, mátame, que me da igual, pero a mi hijo no». Lo vincula también a que «lo quería pagar» con su pareja. «Se llevaban mal», dice. No obstante, este hombre, el novio de Vanessa, no parece tener relación alguna con lo ocurrido.

«Esto no habría pasado si la primera vez que le pegó a su exmujer, ella hubiera tenido más protección. Ha tenido que pasar esto. ¿Y ahora qué va a pasar? ¿Que me van a matar a mí o a mi hijo? No, no va a quedar así. ¿O este hombre no va a salir? ¿O su novia actual no va a venir a por mí? Ella no se va a quedar con las manos quietas, porque está loca», continúa esta vecina de Recimil, que habla sobre el atacante y su pareja como dos personas que han provocado que una zona que antes era tranquila «sea ahora peligrosa». «Si los echamos, el barrio está en calma», añade. Su madre agrega desde detrás de la puerta: «Iba a por mi hija».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

«Esto no habría pasado si le hubiesen puesto más protección a su exmujer cuando le pegó»