Torrent mantiene el pleno convocado para hoy, pero no habrá votación

Jordi Turull le pidió tras conocer el auto de prisión que permitiera la investidura


Barcelona / Colpisa

Lo primero que hizo Jordi Turull tras conocer el auto de encarcelamiento fue reclamarle a Roger Torrent que mantuviera convocada la segunda votación de investidura del presidente de la Generalitat, fijada inicialmente para hoy a las 11.30. No obstante, el presidente de la Cámara catalana desoirá la petición del candidato de JxCat y suspenderá la elección presidencial. Roger Torrent decidió mantener convocado el pleno, que en principio arrancará a la hora, con la intervención de los portavoces de los grupos, pero se espera que Torrent suspenda su celebración cuando llegue la hora de la votación, acatando el criterio del Tribunal Constitucional, que señala que no puede haber investidura si el candidato no está presente en el pleno, como es el caso.

Turull, a través de su abogado, se lo pidió al presidente del Parlamento «por dignidad». El letrado del candidato a presidir la Generalitat hizo además una llamada a los diputados de la Cámara catalana, en especial a los de la CUP, que el jueves tumbaron la elección del candidato, para que lo voten. JxCat mostraba así su intención de intentar investir a Jordi Turull como presidente de la Generalitat, conscientes de que no podrá asistir al pleno de investidura, lo que supondría todo un desafío a los tribunales españoles. Tras el fracaso del jueves en la primera votación de la sesión parlamentaria, los independentistas entendían que la de hoy era una segunda oportunidad y estaban dispuestos a agotarla, aunque el resultado, como el jueves, era incierto, pues las cuentas están muy justas.

El Gobierno, en cambio, avisó de que un candidato que no está presente en el pleno no puede ser investido. El Ejecutivo central recordó que el recurso que presentó contra la investidura de Carles Puigdemont «dio origen a una doctrina del Tribunal Constitucional» sobre la obligatoriedad de la presencia del candidato. «Es un requisito imprescindible», afirmó el ministro portavoz, Íñigo Méndez de Vigo. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, fue más allá e instó a Torrent a tomar «decisiones ajustadas a derecho». En la misma línea, el PP señaló que el artículo 4 de la Ley de Presidencia y el reglamento del Parlamento autonómico «requieren la presencia del candidato en el debate de investidura», por lo que ante la «imposibilidad» de asistencia de Turull exigió a Torrent que desconvoque el pleno. «Dignidad es cumplir con la legalidad, no ponerla a los pies de los caballos, y respetar las normas de convivencia», según el PP. C’s y PSC se sumaron a la petición. Catalunya en Comú también consideró inviable la votación.

Choque con JxCat

Finalmente, Torrent se decantó por desconvocar la segunda votación de investidura, en contra del criterio de JxCat. No es la primera vez que el presidente de la Cámara entra en colisión contra sus socios. El pasado 30 de enero suspendió la investidura de Puigdemont de manera unilateral y teniendo en cuenta que el candidato no podía estar presente, lo que encendió los ánimos en el independentismo. Tras el pleno de hoy, el presidente del Parlamento autonómico «hará lectura de una declaración en defensa de los principios democráticos y de los derechos civiles y políticos», según apuntaron fuentes de la Cámara catalana.

Turull, a pesar de todo, no tenía asegurada la investidura. En esta ocasión, JxCat y ERC no necesitaban la mayoría absoluta y les bastaba con obtener más votos a favor que en contra. Es decir, dos de los cuatro votos de la CUP. Por si acaso, la Cámara catalana ha decidido abrir dos horas antes del inicio del pleno el registro, lo que dejaba en el aire la posibilidad de que Puigdemont y Comín (que no pueden votar) renunciaran a sus actas para posibilitar la investidura. Joan Tardà, de ERC, les pidió ayer que lo hagan, la primera vez que un dirigente independentista se lo reclama de manera pública. Para la votación de hoy ya no podrá ser, pero el aviso ya queda para la próxima vez.

Rajoy reclama un presidente sin cargas judiciales para evitar otras elecciones

P. H.

«Todos queremos recuperar la normalidad institucional», dijo en Bruselas el presidente del ejecutivo

Mariano Rajoy no quiere otras elecciones en Cataluña. El presidente del Gobierno argumentó ayer en Bruselas que la repetición de unos comicios es siempre una salida poco deseable. «En el ámbito institucional todo lo que sea excepcionalidad no es bueno -dijo-; la gente vota y los políticos tienen obligación de, a la vista de las decisiones que toma la gente, resolver los problemas, y no crear otros». El escenario de una nueva cita con las urnas el próximo 15 de julio es, en estos momentos, una posibilidad cierta. La votación de la candidatura de Jordi Turull a la presidencia de la Generalitat, en la sesión de investidura fallida del jueves, activó el plazo de dos meses para la disolución automática de la Cámara si no hay otro aspirante capaz de lograr los votos necesarios para ser investido.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Torrent mantiene el pleno convocado para hoy, pero no habrá votación