Investigan si un menor de Lugo que acabó en la uci tomó droga caníbal

El joven, de 17 años, sufrió un episodio de violencia máxima tras haber consumido alguna sustancia


LUGO / La VOZ

La Policía Nacional está investigando el caso del joven de 17 años que está ingresado en la uci del Hospital de Lugo desde el viernes, cuando sufrió un episodio de violencia extrema tras haber consumido algún tipo de sustancia estupefaciente que algunas fuentes identifican como droga caníbal, que provoca en el consumidor reacciones parecidas a las que tuvo el menor. Los agentes están tratando de saber qué tipo de droga era y cómo la consiguió el joven lucense y si la sustancia se vende en el mercado negro de la droga. El delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, alertó ayer del riesgo que supone consumir cualquier tipo de droga, y más cuando se trata de sustancias como la que supuestamente tomó el joven ingresado en Lugo, que ayer fue trasladado a una habitación de una planta.

La madre del menor dijo ayer que los resultados de los análisis a los que fue sometido su hijo dieron positivo en cannabis y alcohol. «Non sabemos que tomou para poñerse tan violento e fóra de si. Tal e como estaba, víase que non era unha intoxicación só por alcohol e cannabis, pero os médicos non me poden confirmar que tipo de droga inxeriu porque non hai medios para detectar todas estas novas drogas que se introduciron en Lugo e que están sendo consumidas por moitos adolescentes», manifestó.

Amenazada por un amigo

La mujer se puso en contacto con varios compañeros de su hijo para preguntarles qué tipo de sustancias había consumido el menor en la tarde del viernes tras salir de un curso y tomar algo con sus compañeros. «Non me aclararon nada ao respecto e non puiden saber moito porque falan en clave entre eles. Dixéronme que na capital lucense por cinco euros podías conseguir calquera tipo de droga e que as había de todo tipo. Faláronme dunha que lle chaman sales de baño, onde parece que mesturan lorazepam con tramadol; tamén de lacoste, caníbal, marihuana sintética... Pero eu non sei nada deses tipos de sustancias», indicó la madre del menor, que añadió que un compañero de su hijo la llamó por teléfono amenazándola. «Díxome que como lle entregara o teléfono do meu fillo á policía, que me preparara».

Esta mujer asegura que su hijo lleva dos años enganchado al cannabis. Asegura que ya está acostumbrada a ver entrar a su hijo en casa bajo los efectos de esta sustancia, pero dice que nunca lo había visto en las condiciones en las que se encontraba el viernes pasado, cuando sufrió el episodio violento. «Enganchouse á droga hai dous anos, no cambio do colexio ao instituto. Trasladeino a outro concello para ver se se desenganchaba, pero nada. Estiven durante nove meses levándoo a Bertamiráns a unha educadora. Despois recomendáronme un lugar de Barcelona para tratalo, pero non podo permitirme iso porque custa mais de 1.500 euros ao mes. Son autónoma, fai uns meses deume un infarto e estou de baixa», relata esta mujer.

Consume por las tardes

Cuando su hijo se encuentra en casa, no consume droga, señala esta lucense. Tampoco sale por las noches. Solo sale de casa por la tarde y es en ese momento cuando queda con sus compañeros y fuma. También trapichea. «En varias ocasións tiven que ir buscalo á comisaría porque o identificaron e levaba droga enriba. Levo pagadas mais de tres sancións por isto», explica la mujer, que está convencida de que un problema como el suyo también lo tienen más madres en Lugo, pero que no se atreven a denunciar. «É un problema que está cada vez mais presente en Lugo, pero que ás nais danos moito reparo revelalo, e por iso o temos calado. Pero coa vergoña non lles axudamos aos nosos fillos a saír deste grave problema», afirma.

«Non sabemos que tomou para poñerse tan violento. Víase que non era só por alcohol e cannabis»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Investigan si un menor de Lugo que acabó en la uci tomó droga caníbal