Beiras sobre el escándalo de la diputada de En Marea: «Si eu fose Paula Quinteiro, dimitiría»

EFE

GALICIA

Beiras y Villares en el ultimo plenario de En Marea
Beiras y Villares en el ultimo plenario de En Marea Xoán A. Soler

El histórico líder nacionalista dice que la parlamentaria cometió «un disparate» en el incidente con la policía. En Marea decidirá mañana si la destituye

22 mar 2018 . Actualizado a las 11:14 h.

El consello das mareas debe decidir mañana si destituye a la diputada de En Marea Paula Quinteiro, envuelta en un escándalo político tras usar su condición de parlamentaria para dificultar la acción de la policía local de Santiago tras un acto vandálico. 

Uno de los integrantes de ese órgano, Xosé Manuel Beiras, ha manifestado su opinión. «Si eu fose Paula Quinteiro, dimitiría», dijo el histórico político nacionalista en una entrevista radiofónica.

Ante los micrófonos de la Radio Galega, Beiras explicó su postura: «A esquerda ten que dar exemplo e ten que practicar unha ética absolutamente irreprochable».

Para el veterano político, que cree que la diputada tenía que haber pedido disculpas por su comportamiento, «Paula Quinteiro cometeu un disparate e deixou de actuar na sociedade como persona que representa a xente máis agredida deste pais»

 Beiras tuvo un especial protagonismo en el último plenario de En Marea. Allí criticó con dureza las divisiones internas del partido y abroncó a los díscolos: «Non se pode loitar contra a casta se hai casta dentro».

En Marea decidirá mañana si destituye a la diputada del incidente con la policía

domingos sampedro

Los máximos responsables de En Marea, con Luís Villares a la cabeza, mantuvieron ayer un escrupuloso silencio sobre el incidente con la policía protagonizado por la diputada Paula Quinteiro, que hizo valer su condición de parlamentaria para «dificultar», según el atestado policial, la intervención de los agentes que investigaban de madrugada la autoría de un acto vandálico cometido contra vehículos estacionados en la calle en Santiago. Algunos representantes de la formación rupturista sostienen en privado que lo ocurrido fue una «chiquillada», sin más, aunque la exigencia de responsabilidades, puesta sobre la mesa por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, con el apoyo de todo el PP, empezó a abrirse camino, hasta el punto de que la coordinadora de En Marea decidió anoche trasladar la petición de dimisión al máximo órgano del partido, el consello das mareas, que se reunirá mañana.

Seguir leyendo