La autovía Lugo-Santiago se completará 22 años después de abrir el primer tramo

El ministro de Fomento presidió el inicio del último tramo, que concluirá en el 2022


arzúa / la voz

La autovía del interior de Galicia que comunicará las ciudades de Lugo y Santiago, la A-54, estará operativa en todos sus 93 kilómetros de itinerario en el horizonte del año 2022. Eso si no se retrasa el plazo de ejecución establecido en 51 meses para la construcción del tramo Arzúa-Melide, el último en obras de una vía de alta capacidad que se estrenó a finales de 1999 con la apertura del trayecto que desde la capital gallega conduce al aeropuerto internacional de Lavacolla, el único tramo de la A-54 que presta servicio en la provincia de A Coruña. En la lucense está operativa en su totalidad.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, presidió ayer en el municipio arzuano el acto de colocación de la primera piedra del trayecto hasta Melide, que, con una inversión en obra de 88,5 millones, se materializará en 16 kilómetros de autovía con cuatro enlaces, ocho viaductos, once pasos superiores y nueve inferiores. El tramo se suma a los que están en construcción entre Lavacolla y Arzúa, y entre Melide y Palas de Rei, con un porcentaje de ejecución del 70 y del 10 %, respectivamente. Así lo precisó el propio ministro, que puso la A-54, donde actualmente Fomento invierte 322 millones, como un «magnífico ejemplo» del compromiso inversor del Gobierno central con Galicia, que, afirmó, «en el 2017 fue la cuarta comunidad en ejecución de obra pública de Fomento, y el 2018 lo empieza con mejor pie, ya que la inversión en ejecución experimentó un incremento del 46 % respecto al año pasado».

Unir el interior con la costa

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, que acompañó al ministro De la Serna en el acto en Arzúa, también recurrió a la autovía, que reducirá a una hora el tiempo de recorrido entre Lugo y Santiago, para reivindicar el compromiso del Ejecutivo de Mariano Rajoy con Galicia. «Máis do 40 % deste trazado foi posto en servizo a partir do 2015, mentres que no período de bonanza económica os treitos abertos pasaron unha especie de letargo», afirmó Feijoo, quien también destacó que con la A-54 se empezó «a superar a gran materia pendente que aínda temos en Galicia, que é a conexión do interior coa costa».

Esta vía de alta capacidad, que será libre de peaje, «sitúa a Lugo como a ponte galega entre o eixe atlántico e o norte de España e o sur de Francia, e consolida a Santiago no seu papel protagonista como nó de comunicacións».

Los trámites para liberar de pago el peaje de la AP-9 en el tramo entre Redondela y Vigo concluirán en julio

El acto simbólico de inicio de las obras del último tramo en ejecución de la autovía Lugo-Santiago lo aprovechó el ministro de Fomento para realizar un detallado balance de las actuaciones que su departamento tiene en marcha, así como del estado de las que están pendientes en el conjunto de la comunidad. En ese contexto, Íñigo de la Serna avanzó que en el ministerio que dirige trabajan con la expectativa de concluir el próximo mes de julio los trámites para liberar de pago el peaje de la AP-9 en el tramo de Redondela a Vigo, donde los usuarios abonan a 0,30 euros por cada uno de sus tres kilómetros, la tarifa más elevada de la red estatal de autopistas. «Es un procedimiento administrativo largo», afirmó el ministro de Fomento, que, en todo caso, se reafirmó en el compromiso de que con esa medida se va «a cumplir al cien por cien».

«El BOE habla gallego»

De igual modo, De la Serna ratificó los plazos comprometidos para la llegada de la alta velocidad ferroviaria a Galicia, que Fomento mantiene para el transcurso del año 2019. El presidente de la Xunta tuvo palabras de agradecimiento al respecto, pero reivindicó: «A alta velocidade non estará completada sen a conexión Ourense-Lugo e sen un enlace directo de Vigo a Ourense que conecte despois coa Meseta».

En su periplo verbal por las inversiones en Galicia, que realiza en sus viajes trimestrales a la comunidad, el ministro de Fomento también hizo un repaso de las últimas publicadas en el Boletín Oficial del Estado, que, afirmó, «esta semana ha hablado en gallego». Así, recordó la licitación la semana pasada, por importe de más de 7 millones, del contrato que permitirá minimizar los efectos de la niebla en el tramo lucense de la A-8 entre Mondoñedo y A Xesta. Y en la misma línea avanzó que hoy se anunciará el expediente de información pública y aprobación definitiva del proyecto para la reforma de la avenida de Alfonso Molina, en A Coruña.

 Otro de los anuncios del titular de Fomento sitúa en junio de este año la aprobación del proyecto de construcción del primer tramo de la variante de Ourense, a la que le darán «todo el impulso» que puedan. De la Serna anunció una inversión de 30 millones para esa actuación, que se licitará en el transcurso de este año. El mismo trámite, y con igual prioridad temporal, estableció el ministro para la contrucción del enlace que en Santiago conectará la AP-9 con la autovía a Lugo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

La autovía Lugo-Santiago se completará 22 años después de abrir el primer tramo