Podemos y Esquerda Unida insisten en marcar distancias con En Marea

Carmen Santos circunscribe la relación a un asunto puramente electoral


santiago / la voz

Ni  Esquerda Unida (EU) ni Podemos en Galicia parecen sentirse aludidos por las duras críticas que Beiras lanzó el pasado sábado en el plenario de En Marea, cuando hizo un llamamiento para poner en valor el llamado partido instrumental por encima de los intereses orgánicos e individuales. Aquel mensaje tenía varios destinatarios. Por supuesto, Pablo Iglesias y Yolanda Díaz, a quienes Beiras culpa de haber desnaturalizado el carácter confederal que el grupo de En Marea debía tener en el Congreso. Pero también iba dirigido a las filiales gallegas de Podemos e Izquierda Unida. Beiras llegó a recordar que cualquiera que diga que no es diputado de En Marea, habiendo sido elegido por esa lista, estaría estafando a los electores.

Sin embargo, ni Eva Solla, coordinadora de EU, ni Carmen Santos, secretaria xeral de Podemos Galicia, ambas diputadas de En Marea en Galicia, se sintieron ayer señaladas por esas declaraciones. La primera, por ejemplo, declinó hacer valoraciones sobre un plenario del que Esquerda Unida «non forma parte», e insistió en el mensaje de respeto a la confluencia entendida como un diálogo entre organizaciones.

Sin embargo, este posicionamiento contrasta con otro hecho. En Marea se constituyó en Vigo en el verano del 2016, antes de las autonómicas, como un partido instrumental de adscripción individual, y no como una coalición de partidos, que sí fue lo que significó Alternativa Galega de Esquerdas (AGE) en la legislatura anterior.

En términos muy similares se pronunció la secretaria xeral de Podemos, al ser preguntada por el plenario y la intervención de Beiras. Santos reconoció no sentirse «aludida», pero fue más allá, y circunscribió incluso la relación entre Podemos y En Marea a un asunto puramente electoral. «Podemos es un partido autónomo, como defendí siempre, y En Marea es eso, un partido instrumental, un vehículo para presentarse a las elecciones», sostuvo Carmen Santos.

En otra línea

De las declaraciones de las máximas responsables de Esquerda Unida y Podemos se desprende una conclusión inequívoca: ambas organizaciones insisten en marcar distancias con En Marea, no entendida como un grupo parlamentario, pero sí como un partido. Es decir, ninguna de ambas organizaciones está dispuesta a dejar fagocitar sus proyectos políticos por una causa común que anule sus siglas. Y aquí existe una discrepancia entre Podemos y Esquerda Unida, por un lado, y Anova, por otro. La proximidad de una cita electoral vuelve a poner en evidencia las contradicciones internas de En Marea, un partido instrumental de adscripción individual en la teoría, pero cuyo día a día, en cambio, está muy condicionado por las fuerzas políticas que lo impulsaron, es decir, por Anova, Esquerda Unida y Podemos. Con la resaca del plenario del sábado, el foco estaba puesto ayer en Luís Villares, el portavoz parlamentario de En Marea, quien respaldó el posicionamiento de Beiras . «Os chamamentos á unidade que fai -sostuvo- son útiles e necesarios: a xente aprecia de nós o que temos en común». Villares insistió en la necesidad «de priorizar o traballo para a xente» por encima de las cuestiones orgánicas.

De forma mucho más sutil, Villares también se sumó a la crítica lanzada por Beiras contra el grupo de En Marea en Madrid, donde la pata nacionalista, es decir, Anova, ha sido fagocitada por Podemos y Esquerda Unida. «Os nosos deputados en Madrid fan un gran labor, pero debe ser mellorado», reconoció Villares.

El portavoz quiso quitar hierro a lo ocurrido en el plenario del sábado, al que tampoco asistieron los alcaldes, pero su llamamiento a la unidad iba también dirigido a los regidores, actores determinantes en la constitución de En Marea.

Consulta en la formación morada sobre cómo ir a las municipales

El secretario de organización de Podemos en Galicia, Juan Merlo, dio cuenta ayer de la consulta que la formación morada hará a sus bases para las próximas europeas y municipales. De hecho, se preguntará a los inscritos si quieren, o no, que el nombre de su partido «forme parte del nombre de la candidatura» con la que concurrirán a las elecciones. Las urnas virtuales de Podemos estarán abiertas entre las 10.00 horas del miércoles 21 de marzo hasta las 14.00 horas del domingo 25 de marzo, y están llamados a participar los 22.500 inscritos de la comunidad gallega. La consulta, que arrojará datos a nivel de cada municipio, según Merlo, dará «un mapa mucho más concreto» de la preferencia de las bases de cara a futuras alianzas en los próximos comicios del 2019.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Podemos y Esquerda Unida insisten en marcar distancias con En Marea