La carta del Chicle a su familia: «En sete anos estaría fóra»

«Non quero que Rosario pase por isto. Por iso dixen que fora eu só», dice el autor confeso de la muerte de Diana Quer a su familia, a la que pide calma porque su abogada le aseguró que solo lo juzgarán por homicidio


Ribeira / la voz

El autor confeso de la muerte de Diana Quer, José Enrique Abuín Gey, conocido como el Chicle, confía en que el crimen le cueste, gracias a los permisos penitenciarios, solo siete años de cárcel. Así se lo hizo saber a su familia en una carta que envió desde la cárcel de A Lama. No fue la única, ya que, según pudo saber La Voz, el reo también se comunicó por escrito días más tarde con su mujer, Rosario Rodríguez, aunque en este caso en un tono amenazante.

Tal y como indica la fecha que aparece en la primera carta, que ya forma parte del sumario judicial del caso, esta fue enviada el pasado 14 de febrero. Aunque no se especifica en ningún lugar, el escrito está dirigido su familia de Asados, en Rianxo. Lo primero a lo que se refiere el Chicle es a otra carta que asegura que recibió de su esposa en la prisión de A Lama: «Onte chegoume  unha carta de Rosario onde me di que o noso xa se acabou. Hei de intentar falar con ela antes de que eu diga todo, pero vos non lle contedes nada».

Según precisa el Chicle en la carta a su familia, las palabras de su mujer en las que pretende desvincularse de él fueron las siguientes, que incluyó textualmente entre los párrafos de la carta: «Vaime doer moito ter que esquecerche como home, pero non quero que albergues ningunha esperanza comigo. Só podes ter unha coñecida que che vai recordar o resto da súa vida. Entende a miña situación, por favor».

El Chicle afirma también que Rosario Rodríguez quiere que una vez que todo esto termine ambos sean simplemente amigos. En el texto, Abuín Gey expresa sus dudas por cómo debe actuar ahora: «Xa non sei que facer, por favor non contarlle nada a ela pois non quere que diga nada, que era cousa nosa».

En el escrito, José Enrique Abuín vuelve a citar a su mujer, en unos párrafos en los que deja caer que Rosario pudo haber estado con él durante la noche del 22 de agosto del 2016, cuando desapareció Diana Quer: «Entendédeme tamén, eu non quero que Rosario pase por isto, por iso dixen que fora eu só e a ela díxenlle que dixera que non viña comigo. Deixar todo así».

«Vide a un locutorio. Teño que dicirvos máis cousas. Teño que contarvos todo»

Según se puede entrever, otro de los motivos que llevó al rianxeiro a ponerse en contacto con su familia fue una supuesta carta que le envió un periodista de un canal de televisión en la que le decía que quería acudir a la prisión para hablar con él. Abuín les explica a sus familiares que deben ponerse en contacto con él para decirle que, al no poder ayudar económicamente a su hijo, necesitarán dinero para que acceda a hablar. De no existir una cantidad económica por medio, el Chicle afirma que esperará al juicio para hablar. «Menos de 10.000 euros nada, iso mínimo; non dicir nada de 10.000, que ofrezan eles», les indica a sus padres como punto de partida.

Abuín también les comenta que ha estado en contacto con la abogada de oficio que lo representa. «Xa lle contei todo á avogada, pero só vou a dicir a verdade despois de falar con Rosario. Vós tranquilos, se segue co mesmo eu xa teño claro que prefiro que leven todo a que ela se quede con nada», afirma el autor confeso de la muerte de Diana Quer, que comienza a mostrar un aparente malestar hacia su exmujer.

Abuín cita en la misiva la estrategia que tiene pensado seguir: «Vós tranquilos, aquí xa me dixo a avogada que me ían pedir homicidio: son de 10 a 15 anos, pero aos sete xa estaría fóra e con tres ou catro, de permiso, tranquilos, vale?». Es aquí donde el Chicle se muestra muy cercano con sus allegados: «Ser fortes e grazas polo apoio, pois dicirvos que vos quero e que xa sei que me queredes, sinto moito que nos encontremos en esta situación, pois agora xa está».

Aunque a las pocas semanas de su detención se especuló con que Rosario Rodríguez había buscado un abogado de oficio para divorciarse de Abuín, hasta el momento no ha trascendido nada sobre eso. A pesar de que en la carta Enrique Abuín afirma que Rosario quiere dejarlo, él cierra el texto con una declaración de amor a su esposa: «Entendédeme, eu ámoa. Ana, ti enténdesme, verdade?, o amor é máis forte ca nós e algo moi difícil de controlar». Por último, el Chicle le pide a su familia que acuda a la prisión de A Lama: «Vide a un locutorio. Teño que dicirvos máis cousas. Por favor, teño que contarvos todo. Quérovos».

Otra carta del Chicle a Rosario

Según trascendió, en la segunda misiva, que Abuín envió a Rosario días después de la otra, el tono no es tan conciliador como con su familia, más bien todo lo contrario, ya que incluso puede considerarse amenazante y dura. Todo se puede deber a ciertas cosas que el Chicle deja entrever en la primera carta, y a que el intento de separación por parte de su esposa no le ha sentado nada bien. De ahí su malestar con ella.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
61 votos
Comentarios

La carta del Chicle a su familia: «En sete anos estaría fóra»