«He renunciado a tener hijos para desarrollar mi carrera profesional»

Mario Beramendi Álvarez
mario beramendi SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

Álex López-Benito

Profesionales que desafían un mundo masculino hablan de sus problemas para desarrollar su trabajo y conciliar su vida

05 mar 2018 . Actualizado a las 19:15 h.

Solemos informar sobre la desigualdad entre sexos con números y porcentajes. En lo que cobran, en el tiempo que dedican a la familia, en la proporción de las que renuncian a cosas, pero detrás de los números, siempre fríos, hay personas. Mujeres que cargan con su historia, con su mochila de problemas. Mujeres que desafían el statu quo y que reivindican el cambio del orden establecido. Mujeres que luchan por una sociedad más justa. Y que dan ejemplo. He aquí su historia.

ana méndez, bodeguera

«España es un país que no ayuda mucho a las mujeres a conciliar»

Trabaja en el sector vitivinícola, vinculada a la parte comercial, en una empresa familiar, y su historia es un fiel ejemplo de que ser mujer casi siempre obliga a tomar decisiones difíciles que los hombres ni se plantean. «He estado en la parte de exportación, lo cual me ha influido negativamente mucho a nivel personal porque he renunciado a tener hijos para desarrollar mi carrera profesional», reconoce. Ana Méndez recuerda que cuando una persona dedica gran parte de su tiempo a viajar por trabajo es muy difícil tener familia. «Yo no tenía cobertura familiar para dejar a mis hijos, y es una decisión que muchas mujeres toman». Esta directiva sostiene que España es un país que no ayuda a las mujeres a conciliar, y recuerda que faltan guarderías en las empresas.

maría casal, gerente

«A nosotras nos exigen más resultados que a un hombre, tenemos que demostrar mucho más»

Trabaja como directiva en una empresa de ingeniería del sector de la construcción y tiene una cosa clara: «A nosotras nos exigen más resultados que a un hombre, tenemos que demostrar mucho más, y salarialmente hay una diferencia muy significativa», sostiene esta joven, que todavía no tiene hijos y que cree que le sería muy difícil compatibilizar la maternidad con su actual profesión. María Casal considera que es necesario concienciar a la sociedad más en la idea de que el sexo es irrelevante a la hora de mostrar unas capacidades profesionales. «Las empresas deberían contribuir más a la conciliación de la vida laboral y familiar, y el propio sistema ayudarlas a entrar por esa senda», propone.