Galicia, el mejor cielo de la Península

Cada noche, desde la Tierra, se pueden observar unas 3.000 estrellas

Espectacular imagen del macizo de Trevinca que muestra la vía Láctea
Espectacular imagen del macizo de Trevinca que muestra la vía Láctea

Redacción / La Voz

El cielo estrellado es un patrimonio de la humanidad al que todos los gallegos deberían tener acceso pero del que muy pocos pueden disfrutar actualmente debido a la contaminación lumínica. «La Vía Láctea no es algo que se pueda ver todos los días y desde cualquier zona. Nos estamos perdiendo uno de los mayores espectáculos del universo. Perder el cielo estrellado es un crimen tan grande como colocar vallas publicitarias en medio de un parque natural. La contaminación lumínica hace que perdamos la conexión con el universo», explica el astrónomo Borja Tosar.

Cada noche, desde la Tierra, se pueden observar unas 3.000 estrellas. Pero el cielo ha ido apagándose al mismo tiempo que hemos encendido los centros urbanos. «Por desgracia en las ciudades y cerca de los núcleos de población apenas se pueden ver unas pocas docenas. La contaminación lumínica nos roba unas 2.870 estrellas de las principales ciudades gallegas. Debemos alejarnos muchos kilómetros de estas fuentes de luz artificial para ver un cielo decente», asegura Tosar.

Galicia puede presumir al menos de contar con algunos lugares privilegiados, como A Veiga (Ourense) o las Cíes, que cuentan con el sello Starlight, que certifica que son espacios con una excelente calidad del cielo. La costa gallega también destaca por ser la más oscura de toda la Península, tal y como recoge un mapa elaborado por el investigador de la Universidade de Santiago Dominic Royé. «A partir de datos de la NASA calculé la radiancia de las fuentes de luz que se emite hacia el cielo en las costas. Como la costa es una línea, consideré un margen de cinco kilómetros hacia el interior como referencia para estimar el valor medio», explica. El litoral gallego, de norte a sur, es el escenario perfecto para encontrar ese tesoro en peligro de extinción, la oscuridad. «Las tres costas gallegas se encuentran en el lado con menos luz, y por ende, con menos contaminación lumínica», confirma Royé. Especialmente llamativo es el caso de la Costa da Morte, la zona costera más oscura, donde el Atlántico y el Cosmos se dan la mano para ofrecer un espectáculo único. «Observando hacia el oeste, incluso se puede ver a simple vista la luz zodiacal, que necesita cielos bastante oscuros. Se trata de la luz que refleja el polvo que hay en la órbita de la Tierra y de otros planetas. Ese polvo es reflejado por la luz del sol y si el cielo es muy oscuro se puede observar ya que está en el mismo plano de la órbita terrestre. Además de la Costa da Morte destacaría el sonido del mar que siempre acompaña», reconoce el astrofotógrafo gallego Óscar Blanco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

Galicia, el mejor cielo de la Península