La Xunta inicia este mes las inspecciones de los pisos turísticos no regulados

Comenzará por el control de las plataformas digitales donde se ofertan estos inmuebles


Redacción / La Voz

Nueve meses. Ese es el margen que la Xunta ha dado a los propietarios de las viviendas de uso turístico para darlas de alta, desde que el pasado mes de mayo entró en vigor el decreto que regula este tipo de inmuebles. Es lo que se conoce habitualmente como piso o casa de veraneo, aunque cada uno es libre de alquilar el inmueble en el período que considere oportuno. Eso sí, si está pensado para estancias cortas, el inquilino no podrá permanecer en la vivienda más de 30 días consecutivos. Tras este tiempo prudencial de casi un año para informarse de los requisitos que las viviendas deben cumplir y registrar los inmuebles en las delegaciones provinciales de Turismo, el Gobierno gallego anuncia que ha llegado la hora de iniciar las inspecciones y que estas ya se contemplan dentro del plan anual de control que afecta a toda la oferta turística.

Antes de comprobar si cada inmueble cumple los requisitos, lo primero que harán los inspectores de la Xunta es vigilar las plataformas digitales en las que se comercializan este tipo de alojamientos. El objetivo no es otro que identificar todos los inmuebles que se anuncian en estas páginas web y que no están registrados como viviendas de uso turístico para detectar «situacións de intrusismo profesional»: «Convén aclarar que este tipo de plataformas online non só comercializan vivendas de uso turístico, senón que tamén figuran modalidades como apartamentos turísticos -del tipo apartoteles, es decir, un edificio o una planta entera dedicada al alquiler de apartamentos-, vivendas turísticas -aquellas casas unifamiliares aisladas a las que se les exige unos requisitos de calidad mayores que los inmuebles de uso turístico-, pensións, casas de turismo rural, albergues...», indica la Xunta sobre el hecho de que no todos los inmuebles que se ofertan en Internet son viviendas de uso turístico.

Comprobación de las denuncias

Otra de las vías en las que se centrarán los inspectores es en atender todas las denuncias que se tramiten por parte de particulares o desde los ayuntamientos en contra de este tipo de inmuebles.

La Xunta no es la única administración que está en contra de la proliferación irregular de pisos turísticos. El Concello de Santiago anunció este misma semana que prepara la imposición de sanciones en aquellos inmuebles que no se hayan dado de alta. Aunque la cuantía de las multas todavía está pendiente de los informes técnicos, sí se sabe que no serán testimoniales. Sobre este aspecto, Turismo de Galicia recibe «de xeito positivo» las iniciativas de los ayuntamientos «que contribúan a estes mismos obxectivos» y recuerda que el decreto autonómico permite a los concellos limitar el número de este tipo de alojamientos «de conformidade coas súas competencias en materia de urbanismo, garantindo a convivencia e limitando as molestias aos residentes». Además, la Xunta acaba de recibir el respaldo judicial del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) al rechazar el recurso que presentó la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia en contra del decreto. El TSXG considera que la norma autonómica no vulnera la libre competencia en ninguno de sus artículos, sino que la regula.

Las diferencias entre viviendas turísticas, de uso turístico y apartamentos turísticos

Sí, los nombres con los que se han bautizado estos tres tipos de alojamientos pueden crear confusión a la hora de saber en qué categoría debemos inscribir un inmueble. Aquí os ofrecemos algunas claves.

Viviendas de uso turístico

Particulares. Aquellas viviendas de particulares que se ofrecen a turistas de forma reiterada, como mínimo dos veces al año y para una estancia de corta duración, no más de 30 días consecutivos. Tienen que alquilarse enteras, no por habitaciones. Deben estar amuebladas, tener hojas de reclamaciones, asistencia de mantenimiento, calefacción solo en los meses de invierno y un teléfono de atención las 24 horas. Puede haber limitación en el número de este tipo de inmuebles en cada municipio.

Vivienda turística

Unifamiliares. Exige mayores criterios de calidad que las viviendas de uso turístico y debe tener placa identificativa. Son casas unifamiliares aisladas con un máximo de diez plazas. Debe tener instalaciones adecuadas para elaborar y consumir alimentos. No se puede alquilar por habitaciones y no podrán coincidir bajo el mismo techo usuarios que formalicen diferentes contratos.

Apartamento turístico

Tres categorías. Inmuebles integrados en bloques de pisos, chalés o bungalós destinados en su totalidad al alojamiento turístico. Tienen tres categorías: una, dos o tres llaves.

Van desde los 300 hasta los 90.000 euros

Las sanciones para los propietarios de viviendas de uso turístico que no se hayan dado de alta están recogidas en la Lei de Turismo de Galicia. Pueden ser leves (el apercibimiento puede alcanzar los 300 euros) o graves, como prestar servizo sin autorización turística (de 900 a 9.000 euros). La reincidencia incluye sanciones de hasta 90.000 euros. La Xunta aclara que la finalidad no es sancionar, sino que antes se le reitera la obligación de registrarse.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

La Xunta inicia este mes las inspecciones de los pisos turísticos no regulados