Montoro se limita a un parche fiscal sin concretar, ante el enfado de los jubilados

Ana Balseiro
ana balseiro MADRID / LA VOZ

GALICIA

Pilar Canicoba

La rebaja del IRPF solo beneficiaría a unos 70.000 de los 500.000 retirados gallegos

01 mar 2018 . Actualizado a las 13:07 h.

Las aguas del río de las pensiones públicas bajan revueltas y nadie, ni jubilados ni Gobierno, oculta su nerviosismo. Los pensionistas, que durante los años más duros de la crisis se han convertido en muchos casos en el sostén económico de la familia, acaban de cambiar el salón de su casa por la calle como escenario en el que mostrar su enfado. Porque mientras el coste de la vida crece, sus prestaciones no, o lo hacen en un porcentaje ínfimo (el Ejecutivo aplica el mínimo del 0,25 % desde que la reforma del 2013 desvinculó la revalorización de la inflación). El jueves de la pasada semana miles de jubilados protestaron por toda España -incluso a las puertas del Congreso de los Diputados- y hoy volverán a hacerlo.

En Madrid, la convocatoria será ante la sede del Ministerio de Hacienda, ya que el anuncio de Cristóbal Montoro de incluir una prima fiscal que rebaje el IRPF de los pensionistas de mayor edad no ha apaciguado en absoluto los ánimos de este colectivo.

Aunque el martes el ministro apenas concretó los detalles de la medida, más allá de que será una deducción en la cuota del IRPF por edad, «porque las personas al llegar a una edad muy avanzada» tienen «unos costes inherentes de discapacidad mayores», del acuerdo que había alcanzado el Gobierno con Ciudadanos en verano para lograr su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado se desprende que la edad que marcaría dicha rebaja sería, al menos, la de 75 años.