La policía investiga si Sonia Iglesias estuvo enterrada antes en la casa y después fue trasladada a un nicho

Alfredo López Penide
López Penide PONTEVEDRA / LA VOZ

GALICIA

RAMON LEIRO

Los agentes inspeccionaron un coche de la exmujer del hermano de Julio Araújo que lleva años en un taller de Sanxenxo

23 feb 2018 . Actualizado a las 17:04 h.

Tras el exhaustivo registro de los últimos días en una casa de la familia materna de Julio Araújo, la Policía Nacional dirige su búsqueda ahora al cementerio de San Mauro, a unos cincuenta metros de la vivienda. Según indicaron distintas fuentes, las sospechas de los agentes apuntan en la dirección de que la pontevedresa desaparecida en agosto del 2010 pueda estar enterrada en uno de los nichos del panteón que pertenece a la rama paterna de su excompañero.

La hipotésis con la que, presumiblemente, trabajan los investigadores es que el cuerpo de Sonia Iglesias pudo haber estado enterrado en las propiedades inspeccionadas estos días antes de ser trasladado a un nicho del panteón. Las catas que se hicieron en el terreno exterior y dentro de la casa permitieron recoger muestras del subsuelo que ahora se tienen que analizar, algo que puede demorarse algunas semanas. Con ese examen se trata de acreditar si en algún momento estuvo enterrado un cuerpo humano en esa zona. Es algo muy complicado, reconocen los investigadores, ya que, debido al paso del tiempo, los vestigios, de existir, pueden no diferenciarse de los de un animal.

En todo caso, las mismas fuentes están convencidas de que deberán poner pruebas muy contundentes sobre la mesa de la jueza instructora de la causa para que autorice la apertura del panteón de la familia Araújo, en cuyo interior se distribuyen 32 nichos y 8 columbarios, buena parte de los cuales están, en principio, vacíos.