Los sindicatos rompen la negociación con la Xunta y bloquean la Justicia

Advierten que no volverán a dialogar con el director xeral de Función Pública


santiago / la voz

Tras dos días y más de quince horas de infructuosas negociaciones, los sindicatos de Xustiza han decidido romper las conversaciones con la Xunta y, con ello, bloquear toda posibilidad de acuerdo para desconvocar la huelga indefinida que mantiene paralizados los juzgados de Galicia desde el día 7. Los representantes de los trabajadores advierten, además, que no volverán a sentarse en la mesa de diálogo con el director xeral de Función Pública, José María Barreiro, al que acusan de entorpecer cualquier acercamiento entre las partes y de ser un «usurpador da Xustiza». Quieren que el vicepresidente, Alfonso Rueda, tome el mando personalmente de las reuniones y advierten que «o conflito está máis aberto que nunca».

La segunda jornada de negociaciones no comenzó con buen pie. Tras cinco horas reunidos en la Escola Galega de Administración Pública (EGAP), sindicatos y Xunta salieron para ir a comer lanzándose acusaciones mutuas de no querer negociar. El director xeral de Xustiza, Juan José Martín, les reprochó estar «enrocados» en su petición de subida salarial de 225 euros mensuales por trabajador y no tener intención real de avanzar en los otros cuatro asuntos que reivindican, sobre los que el Gobierno gallego asegura que sí había verdaderos avances. Martín añadió: «A sensación que temos é que estamos ante un simulacro de negociación por parte deles, dado que nos estiveron a pedir máis documentación sobre tres puntos nos que, dende hai tempo, estaban canalizados para un acordo, como as novas prazas a crear ou que o traballador que substitúe a outro de categoría superior cobre o mesmo que el. Ao final atopámonos con que a cuestión económica é o único que lles interesa».

Sobre la reclamación económica, la Xunta ya ha advertido que la última oferta que presentó era la definitiva: 90 euros al mes para los gestores, 76 para los tramitadores y 68 para los auxilios. Es decir, 1.080 euros al año para la primera categoría laboral, 912 para la segunda y 816 para la tercera. Subidas con las que sus remuneraciones anuales, que oscilan ahora entre los 24.494 euros de los auxilios y los 34.619 de los gestores, pasarían a estar entre los 25.310 y los 35.699 euros.

Los sindicatos, sin embargo, siguen exigiendo 225 euros más al mes para todos los trabajadores, independientemente de su categoría laboral, lo que supone un total de 2.700 euros, con los que pasarían a cobrar sueldos anuales que estarían entre los 27.194 euros del cuerpo de auxilio y los 37.319 del de gestores. Unas exigencias que la Xunta considera «inasumibles» para las arcas públicas gallegas y que están «fóra da realidade». Además, recuerda que los trabajadores de la Justicia en Galicia también percibirán el aumento que se negocie con el Estado -ya que la mayor parte de su nómina la paga Madrid- y que se estima que podría rondar el 8 %.

Los forenses, de los que hasta el momento no habían hablado ni sindicatos ni Xunta, también se verían beneficiados de un incremento salarial que, según la propuesta de Xustiza, sería de 100 euros mensuales, es decir, 1.200 euros al año. También percibirían la mitad en el 2019 y el aumento completo en el 2020.

La ruptura de las negociaciones por parte de los sindicatos aboca a una paralización absoluta de los juzgados gallegos, con los consiguientes perjuicios que sufrirán los ciudadanos. Así, según las propias estimaciones de los sindicatos, en la comunidad autónoma ya se habrían suspendido entre 6.000 y 8.000 juicios en los diez días efectivos que llevamos de conflicto, sin contar los fines de semana. La Xunta rebaja esta cifra como mucho a 3.000. También ofrece un dato de seguimiento del paro del 39 %, muy por debajo del 85 % del que hablan los funcionarios.

Un juicio en Pontevedra

Una de las pocas vistas penales que se han celebrado estos días fue la continuación, ayer, del juicio a dos guardias civiles en la Audiencia de Pontevedra acusados de filtrar informaciones a narcotraficantes, informa López Penide. La primera jornada se celebró el 23 de enero, por lo que de suspenderse la vista oral de este martes transcurriría más de un mes entre una sesión y la siguiente, lo que conllevaría la anulación de todas las actuaciones realizadas y el juicio tendría que repetirse desde su inicio. Por eso se consideró que ante esas circunstancias el juicio entraba dentro de los servicios mínimos establecidos por la Xunta. En esa calificación se encuadran las actuaciones judiciales vinculadas a la violencia sobre la mujer y con menores, de tal modo que se están celebrando vistas en el Juzgado de Familia.

En cuanto al seguimiento del paro en la ciudad de Pontevedra, los sindicatos lo sitúan en torno a un 90 %, porcentaje similar al que cifran en el resto de los partidos judiciales de la comarca de Pontevedra, así como en Vigo.

Conflicto de las ambulancias

El de los funcionarios de Xustiza no es el único conflicto laboral abierto en Galicia. Ayer mismo, trabajadores del sector de las ambulancias se concentraron ante la Consellería de Sanidade para exigir un nuevo convenio, caducado hace dos años. Las propuestas que hace la patronal no suponen ningún aumento, al contrario, la oferta implicaría una merma retributiva, ya que aseguran que no pueden sostener el servicio.

«Si es mi boda y viene un piquete... entiendo a la novia y pido perdón»

e. v. pita

La líder sindical Yolanda Rodríguez, de SPJ-USO, alega que los huelguistas nunca quisieron suspender las bodas civiles sino hacer ruido pero comprende el daño que sintió la afectada y le pide disculpas

El viernes día 9 un piquete de 70 funcionarios en huelga recorrió los tribunales de Vigo para impedir juicios que no estuviesen incluidos en los servicios mínimos. Primero, hubo un rifirrafe con un juez de lo social que les acusó de «acción delictiva» y luego fueron al vestíbulo de la sala de bodas civiles a hacer ruidos con bocinas y tambores. Una de las portavoces del sindicato SPJ-USO, Yolanda Rodríguez, coreaba con un megáfono: «No te cases, únete». La cuarta novia del día llegó tarde y nerviosa tras quedar atrapada en un atasco de tráfico y al ver el jaleo abroncó a Yolanda Rodríguez. Le espetó: «Me faltáis al respeto al venir con un altavoz a mi boda. Habéis arruinado mi día». Cuando la sindicalista se acercó para convencerla de que entendiese la causa de los huelguistas, la novia le replicó: «Y tú entiende que ahora no es el momento. Marchaos, por favor». Doce días después, la funcionaria sigue dolida y pide perdón a la novia en esta entrevista.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Los sindicatos rompen la negociación con la Xunta y bloquean la Justicia