El paro obliga a aplazar el juicio por las 45 licencias de Barreiros del 2006

El alcalde y la junta de gobierno de aquel año están acusados de prevaricación urbanística


lugo / la voz

El juicio al urbanismo de Barreiros deberá seguir esperando. Lo hará previsiblemente hasta fin de año, tras aplazarse debido a la huelga la vista que este lunes debía haberse iniciado en el Juzgado de lo Penal número 2 de Lugo contra el alcalde de Barreiros, Alfonso Fuente (exmiembro del PP, partido del que se dio de baja a raíz de la apertura de juicio oral); contra la arquitecta municipal y contra la junta de gobierno del año 2006, todos acusados de un delito de prevaricación urbanística en la concesión de 45 licencias de obra para construir 3.000 pisos, piscinas y un área de juegos infantiles.

El aplazamiento era algo que ya se barruntaba desde el viernes, pero tenía que confirmarse en el propio juzgado. A las dependencias judiciales llegaron siete acusados (los únicos citados para declarar el primer día de juicio) con sus abogados. Alfonso Fuente acaparó la atención de los medios de comunicación antes de entrar al juzgado y se mostró confiado en la Justicia: «E se agora se apraza, cando se amañe o da folga volveremos, sen problema». Más explícito fue su abogado, Luis Rego. Tras recordar que la causa ya fue archivada en dos ocasiones, añadió: «Sensibilizámonos coas reivindicacións dos traballadores da Xustiza, e de aprazarse o xuízo non supón un gran contratempo, porque xa levamos 12 anos dende que sucederon os feitos, e polo tanto, ante tanta demora, catro ou cinco meses de espera tanto ten».

En el juzgado de Lugo se encontraba también algún constructor con obras paralizadas en Barreiros, que está litigando contra la Xunta, a quien reclama 13 millones de euros como indemnización.

A la hora fijada, el juez llamó a los abogados de las partes para comunicarles que el juicio se aplazaba. Según se informó posteriormente, la estimación es que el juicio se celebre a finales de año.

Algunos dejaron la política

El ambiente, los rostros que se vieron ayer en el juzgado de Lugo nada tenían que ver con la exultación de hace una década en el municipio costero de Barreiros. A algunos concejales este juicio les llega cuando ya hace años que han dejado la política. Uno de los ediles de entonces ya está jubilado. En los corrillos que se crearon otro reiteraba la buena fe con la que actuó, guiado, según aseguró, por una suerte de inercia y por informes técnicos y jurídicos que en algún momento pudieron ser contradictorios. Y sentenciaba: «De saber isto, nunca tivera entrado en política».

Doce años después, las grúas siguen paradas

Las secuelas de las licencias en Barreiros y la intervención de la Xunta siguen patentes. Las grúas de obra apenas han vuelto a moverse salvo para acabar alguna promoción en manos de los bancos. Muchos proyectos ni siquiera se iniciaron, como los servicios prometidos (traídas y saneamientos). De otros quedan las armazones de hormigón. Y doce años después, también quedan las peticiones de penas de dos años de cárcel.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El paro obliga a aplazar el juicio por las 45 licencias de Barreiros del 2006