Rajoy y Martiño Noriega polemizan por el pregón de carnaval de Santiago

Las parroquias aragonesas desagraviaron en la misa dominical al Apóstol y la Pilarica

;
En Zaragoza también rezan por el «desagravio» del pregón compostelano Este domingo se han realizado peticiones y oraciones por las «injurias» a la Virgen del Pilar

Santiago / La Voz

La polémica por el pregón del carnaval de Santiago ha llegado a la Moncloa. Tras las ceremonias religiosas de desagravio por las ofensas al apóstol Santiago y a la Virgen del Pilar, celebradas el sábado por la Archidiócesis de Compostela y ayer por la de Zaragoza, Mariano Rajoy hizo público a través de su cuenta de Twitter un mensaje de apoyo a los vecinos de su ciudad natal «que quieren que las fiestas, como el pasado carnaval, sean momentos de respeto y convivencia, y esperan eso mismo de su Ayuntamiento».

El presidente del Gobierno reprueba el contenido del pregón, en el que el humorista Carlos Santiago, caracterizado de Apóstol en un espectáculo que como monologuista interpreta desde el jacobeo del 2010, al parecer realizó insinuaciones soeces sobre la Pilarica y el santo. «Los pregones deberían servir para invitar a todos a la celebración, no para indignar a la mayoría», concluyó Rajoy en su tuit.

Hasta ahora, la polémica por el irreverente pregón de Carlos Santiago, pagado por el Concello compostelano dentro del programa de entroido, apenas había traspasado los ámbitos políticos locales del PP de Zaragoza y de Santiago, cuyos grupos municipales realizaron duros pronunciamientos de repulsa por su contenido, al considerarlo ofensivo para los sentimientos de los católicos y, además, en el caso de Agustín Hernández, líder de los populares compostelanos, por la mala imagen que proyectó de la ciudad.

El mensaje de Rajoy fue contestado de inmediato por el alcalde de Santiago, Martiño Noriega (Compostela Aberta), quien en todo momento desde que estalló la polémica ha situado el contenido del pregón en el contexto de la transgresión propia del carnaval y al amparo de la libertad de expresión. Noriega retuiteó unas palabras del presidente del Gobierno en un acto en Fitur con los alcaldes de las ciudades españolas patrimonio de la humanidad, entre los que él se encontraba, al que añadió: «Agora entendo a que se refería hai unhas semanas en Fitur, Sr. presidente».

Ese tuit que ahora rescata el regidor decía: «Rajoy ha querido señalar algunas 'singularidades' que a su juicio definen a estas ciudades, entre las que figura Santiago de Compostela. 'La ciudad donde yo nací, algún defecto tenía que tener Santiago', ha bromeado».

;
«Acto de desagravio» en la Catedral de Santiago El arzobispado, indignado con el pregón del carnaval compostelano

Tras la vigilia de oración celebrada el sábado en la catedral de Santiago, en la que el arzobispo Julián Barrio rechazó las corrientes laicistas impulsoras de la «cristianofobia» y reprobó las «ofensas blasfemas» del pregón del carnaval, los actos religiosos de desagravio al Apóstol y a la virgen del Pilar continuaron en la basílica de Zaragoza y en todas las parroquias de la archidiócesis aragonesa, donde los sacerdotes anunciaron a los fieles que ofrecían la eucaristía del domingo «en reparación por los ataques a la fe». «Y al mismo tiempo queremos expresar nuestra comunión con Dios y nuestro amor a la Virgen», continuaron. Asimismo, se pronunciaron peticiones para que en la convivencia social se eviten «expresiones e injurias que hieren en profundidad la fe del pueblo cristiano».

Mientras, Carlos Santiago solo ha roto su silencio en dos ocasiones a lo largo de la semana, ambas a través de su cuenta de Facebook. Primero para asegurar que en el pregón no insultó a la Virgen, en contra de lo dicho supuestamente por asistentes al acto, del que no han trascendido grabaciones; y ayer para agradecer las muestras de solidaridad recibidas estos días y para anunciar un manifiesto basado en un texto de apoyo de Pepe Sendón.

Un cartel con la imagen del papa en A Coruña también se entendió como una ofensa religiosa

No es primera vez que los carnavales causan malestar en el ámbito religioso. El año pasado el cartel anunciador del entroido coruñés desencadenó cierta polémica, que, aunque se asomó por el juzgado, finalmente fue archivada. El motivo no fue otro que un cartel publicitario que incluía un hombre vestido de papa que caminaba dentro de un vehículo similar a un papamóvil. Tenía la nariz y las mejillas sonrosadas y llevaba una copa de vino en la mano. La ilustración de Alberto Guitián fue criticada por el Arzobispado de Santiago, que lamentó «la utilización de la imagen del pontífice». También señaló que el dibujo podía implicar una burla a las creencias de miles de coruñeses y ofender los sentimientos de los creyentes. Según el Arzobispado, los símbolos religiosos «no deberían ser nunca objeto de utilización o manipulación, ni siquiera bajo la excusa del divertimento».

Sin embargo, fue la Asociación de Viudas de Lugo la que puso el tema en manos del juez, y exigía que el Ayuntamiento se disculpase por el contenido del cartel. El juez llamó a declarar al concejal de Cultura de la Marea Atlántica, José Manuel Sande, por un presunto delito contra los sentimientos religiosos. El responsable aludió a la libertad de expresión y manifestación artística, además de incidir en que nunca hubo intención de ofender a nadie. Finalmente, el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de A Coruña archivó la causa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
20 votos
Comentarios

Rajoy y Martiño Noriega polemizan por el pregón de carnaval de Santiago