Galicia es la segunda comunidad más beneficiada por los fondos que Bruselas pretende recortar

En los criterios de reparto, no obstante, figura ya entre los territorios más desarrollados

Miembros del Parlamento Europeo durante una de sus votaciones
Miembros del Parlamento Europeo durante una de sus votaciones

redacción / la voz

Los dos ejes en los que se sustenta la financiación comunitaria de las regiones son los fondos estructurales y de inversión y los destinados a implementar los objetivos de la Política Agraria Común (PAC). En el período 2014-2020 -es decir, se incluyen fondos comprometidos pero todavía no distribuidos-, Galicia es la segunda comunidad española que más financiación de la Unión Europea (UE) destinada a la inversión percibe, con 2.086,3 millones de euros, de acuerdo con el informe que acaba de publicar el Ministerio de Hacienda sobre las relaciones financieras entre España y la UE.

Galicia encabeza la percepción de estas ayudas con Andalucía, pero a una gran distancia de la comunidad española que más recibe de Bruselas: 5.773,3 millones de los 37.400 que durante este período se distribuirán en España para políticas relacionadas con el desarrollo regional y la estrategia comunitaria de cohesión interna. La gran diferencia entre Galicia y Andalucía es que a esta última se le inyecta una gran cantidad de liquidez procedente del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader), más de 1.910 millones, frente a los cerca de 890 de la comunidad gallega.

Los fondos estructurales y agrarios constituyen el grueso de la ayuda europea a Galicia, aunque si se suman otros capítulos de menor entidad la cantidad superaría los 2.770 millones. ¿Podrá Galicia volar sola en el nuevo período de financiación 2020-2027, en el que se priorizarán otros aspectos como la defensa común europea? La situación podría agravarse si a estos recortes que prepara la Comisión Europea se suma un nuevo modelo de financiación en España que no contemple las reivindicaciones de Galicia y otras comunidades como Castilla y León y Asturias, que piden que se tenga en cuenta el coste de los servicios en unas poblaciones envejecidas y dispersas.

En este sentido, Galicia sale mejor parada en el actual reparto de fondos comunitarios que comunidades con una población similar pero con mayor extensión territorial, como es el caso de Castilla y León, a la que se le asignaron 1.382 millones. Extremadura sale más beneficiada en este punto, pues se acerca a la cuota gallega con 1.835 millones, cuestión que se explica en que es la única comunidad española que se define como «menos desarrollada» a la hora de fijar los criterios para impulsar la convergencia con la media de riqueza europea. Galicia ni siquiera está entre las comunidades que se considera que se encuentran en transición (Andalucía, Canarias, Castilla-La Mancha, Murcia y la ciudad de Melilla) y, en cambio, sí está incluida entre las más desarrolladas, junto a Cataluña, Madrid, Navarra, País Vasco, la Comunidad Valenciana, Baleares, La Rioja, Cantabria, Asturias, Aragón, Castilla y León y la ciudad de Ceuta.

Esta situación de Galicia en el vagón delantero de las comunidades autónomas españolas explica la tendencia a ir despojándola de las ayudas, pues se supone que en lo esencial ya se ha adaptado a los criterios de cohesión interna que marca la Comisión Europea.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Galicia es la segunda comunidad más beneficiada por los fondos que Bruselas pretende recortar