El nuevo plan logra aumentar más de un 4 % los usuarios de los autobuses

En cinco meses no hubo ningún incidente en los buses escolares compartidos


redacción / la voz

El plan de urgencia para el transporte de viajeros por carretera que tuvo que articular la Xunta tras la renuncia de empresas a las concesiones en buena parte de Galicia -especialmente en Lugo y Ourense- ha arrojado buenos resultados en sus primeros cinco meses de funcionamiento, según un balance de la Consellería de Infraestruturas. En primer lugar, logró que en las zonas donde se produjeron las renuncias, por considerar que la explotación de la línea no era rentable, no se interrumpiera ni un solo día el servicio de transporte, crucial en las zonas rurales. Por otra parte, registró 2,2 millones de viajeros en estos cinco meses, lo que supone un aumento del 4,2 % en lo que respecta a los usuarios generales.

Finalmente, las dos principales novedades que introdujo el plan corrieron suertes diferentes. El transporte escolar compartido se saldó sin que se produjera ninguno de los incidentes que la patronal y algún sindicato vaticinó para cuestionar un modelo que mermaba los ingresos de las compañías en el transporte escolar. El balance del departamento que dirige Ethel Vázquez lo deja claro: «Nos cinco meses que xa leva funcionando este sistema, non se produciu ningún incidente salientable neste proceso de integración e desde logo ningún relacionado coa convivencia de usuarios adultos e menores nos autobuses».

El transporte bajo demanda, en el que los usuarios de zonas con poca población llaman a una central de reservas para pedir un servicio, aún está en una fase inicial y se espera que se desarrolle cuantitativamente a medida que sea más conocido por los usuarios potenciales. De momento, sus cifras son modestas, pero se trata de un servicio que es un complemento crucial para las líneas escolares compartidas, pues cubre las necesidades de los usuarios cuando hay vacaciones en los colegios.

Mejor cobertura

El aumento de viajeros está directamente relacionado con la mejor cobertura territorial del nuevo plan de transporte y una oferta de servicios más amplia en una comunidad con una altísima dispersión poblacional. La combinación con el transporte escolar, que tenía una gran capilaridad en las zonas rurales, permitió que la red gallega pasara de 11 millones de kilómetros anuales a 15 millones, un incremento del 37 % en los servicios. El mayor aumento se produce en Ourense, que pasa de 3,7 a 6,8 millones de kilómetros anuales.

Hay muchas zonas a las que antes no llegaba el transporte público y ahora sí, combinando el servicio general con el escolar para optimizar recursos, pues hay que recordar que la mayoría de estas líneas siguen estando subvencionadas con dinero público para garantizar la viabilidad económica de la concesión. Se duplicaron el número de líneas y el número de paradas, especialmente en la provincia de Ourense. En total se pusieron en marcha 491 líneas integradas (el 61,5 % del plan) con 5,297 paradas que dan servicio a 189 concellos. El porcentaje de líneas compartidas más alto se da en la provincia de Lugo (71 %). Algunos concellos que carecían de líneas regulares de transporte como Riotorto, Ribeira de Piquín, Carballeda de Valdeorras y A Mezquita tienen ahora una opción de movilidad.

38.000 usuarios del compartido

La media mensual de uso es de 441.116 viajeros, de los que un 40 % son alumnos. Los 263.469 viajeros mensuales de uso general son los que han aumentado un 4,2 %. En las líneas compartidas hubo 38.000 usuarios que recurrieron a un servicio que ya se probó con éxito en comunidades como Castilla y León o Asturias, el 47,6 % en la provincia de Ourense.

La cifra parece modesta, pero hay que recordar que esta iniciativa está pensada para zonas rurales con muy poca población. Hay áreas como la de Portomarín donde la mitad de los desplazamientos se realizan en autobuses compartidos. En Celanova, Trives, Lousame, Sobrado dos Monxes o Chantada más del 25 % de los usuarios ya usan la modalidad de transporte integrado.

La primera fase del plan de transporte se puso en marcha en agosto en seis áreas territoriales, con 41 nuevos contratos para cubrirlas. Más adelante, la Xunta sacó a contratación otras concesiones que caducaban, como la que cubre el eje atlántico entre Ferrol y Vigo, la más rentable de todas en Galicia. La segunda fase se activará a finales del 2019, cuando está previsto generalizar el transporte compartido y bajo demanda a todas las áreas rurales. Será en el 2020, por tanto, cuando el modelo de transporte de viajeros por carretera cambie radicalmente.

Más de 400 llamadas a la central de reservas en algo más de un mes de funcionamiento

El servicio bajo demanda está pensado para dar servicio a zonas poco pobladas y, al mismo tiempo, adaptar la oferta a la demanda y evitar que haya autobuses vacíos circulando por la Galicia rural. Desde la puesta en marcha de la central de reservas el pasado 22 de diciembre -coincidiendo con las vacaciones navideñas y el fin del transporte escolar, hasta el pasado 31 de enero, se recibieron 427 llamadas, aunque no todas se materializaron en reservas. Esta modalidad supone una alternativa a las líneas escolares, cuando estas no circulan en el período no lectivo escolar. La Xunta espera que este servicio vaya ganando usuarios a medida que se vaya haciendo más popular.

En cualquier caso, la centralización de la demanda en un solo teléfono -antes cada empresa tenía el suyo- supuso un punto de inflexión en este servicio. El teléfono es el 988? 687? 800 y está activo desde las ocho de la mañana hasta las ocho de la tarde de lunes a viernes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El nuevo plan logra aumentar más de un 4 % los usuarios de los autobuses