La Xunta se rebela contra una quita que haría perder millones a Galicia

Feijoo mostrará sus recelos con la condonación de la deuda en la reunión con Rajoy


santiago / la voz

La posibilidad de que se aplique una quita a una parte de la deuda por valor de algo más de 170.000 millones de euros que las comunidades han contraído con el Estado cobra cada vez más fuerza, sobre todo después de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, defendiera hace dos días estas solución con el pretexto de que a veces «hay que decidir entre lo malo y lo peor» para evitar la quiebra del país. Pero ni siquiera esta toma de posición hizo mudar la posición del Gobierno gallego, que insiste en mantener su rebelión contra una condonación de la deuda que causaría un enorme agravio y la pérdida de miles de millones en materia de financiación autonómica.

Habría que conocer la propuesta concreta sobre la quita para calcular con más precisión su impacto en las finanzas autonómicas. Aunque de partida, hay que dar algo por descontado: Galicia perdería. Y básicamente porque se sitúa entre las comunidades que menos acudieron a los mecanismos de financiación habilitados por el Estado (el Fondo de Liquidez Autonómica desde el 2012 o el Fondo de Facilidad Financiera desde el 2015), por lo que una condonación lineal de la deuda beneficiaría once veces más a Cataluña que a Galicia, ya que la deuda catalana contraída con la Administración del Estado asciende a los 53.005 millones de euros, lo que multiplica por once los 4.714 millones de obligaciones contraídas por la comunidad gallega.

La correlación baja un poco más en el caso de Valencia, cuya deuda con el Estado asciende a 35.827 millones, según la contabilidad del Banco de España, y multiplica por siete la de Galicia; o de Andalucía, que es cinco veces más alta (24.263 millones).

La oposición acostumbran a denunciar que la deuda pública de Galicia se triplicó desde el inicio de la crisis, al pasar de los 3.954 millones del 2008 a los 11.137 del 2017, aunque buena parte de esa financiación procede del mercado libre y no del FLA. Con todo, la comunidad gallega fue una de las que menos incrementó su endeudamiento con la crisis, pues su ratio de deuda en función del PIB es del 18,5 %, seis puntos por debajo de los 24,7 % de la media española, números que dejan ver el fuerte ajuste del gasto público que se hizo en Galicia.

Reunión con Rajoy

Estas son algunos de los números que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, llevará el lunes al almuerzo convocado por Rajoy con los barones territoriales del partido tras la reunión de la dirección en Génova.

El jueves pasado, tras la reunión del Consello, Feijoo dijo que iría a dicho encuentro básicamente «a escoitar» las propuestas que el presidente del Gobierno pueda hacer en materia de financiación. Pero la posición del mandatario gallego, al igual que la de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, o del de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, todos ellos del PP, es muy nítida y, en todo caso, muy crítica con una quita de la deuda que puede causar un enorme agravio territorial, también el términos morales, pues puede ser entendida como un premio para los incumplidores.

La solución solo puede llegar con una compensación a las comunidades más cumplidoras

A priori parece muy difícil que se pueda llegar a conciliar la posición que defiende las autonomías que quieren hacer valer como un mérito el duro ajuste fiscal realizado durante la crisis para cuadrar las cuentas públicas, como es el caso de Galicia, Canarias o la Comunidad de Madrid, y la de las que claman por una condonación de la deuda que tienen contraída con el Estado, como es el caso de la Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha o Cataluña, aunque en este caso no hubo pronunciamientos públicos.

El experto11 designado por Valencia para la comisión que elaboró el informe sobre financiación autonómica, Francisco Pérez, dejó constancia de un voto particular en el que es partidario de hacer una reestructuración de la deuda de las comunidades, o quitas, que responda no a excesos de gasto, sino a insuficiencias del modelo de financiación.

El Gobierno valenciano le ha puesto número a la posición que defiende en un reciente informe, y señala que esta comunidad tiene un déficit de financiación de 6.500 millones entre el 2009 y el 2016, mientras que Galicia habría obtenido una sobrefinanciación de unos 2.000 millones.

Claro que en estas cuentas no se tienen en cuenta los ajustes hechos en cada territorio, y que desde la Xunta ponen en valor. Por ese motivo, desde Galicia apuntan cada vez con más insistencia a que el único acuerdo posible solo vendrá de la mano de, junto a potenciales quitas, se habilites mecanismos de compensación para las comunidades más cumplidoras.

La hipoteca gallega, seis puntos por debajo de la media

Uno de los baremos para medir el grado de endeudamiento de las comunidades, y que tendría un valor especial en caso de que se aprobara una condonación equitativa en función del PIB para evitar los agravios, es la ratio de la deuda por producto interior bruto. La deuda media de las comunidades se sitúa en el 24,7 % de su PIB, pero esta hipoteca es seis puntos más baja en Galicia (ratio 18,5 %) que en la Comunidad Valenciana (41,3 %).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
26 votos
Comentarios

La Xunta se rebela contra una quita que haría perder millones a Galicia