La huelga de la justicia empieza a bloquear pensiones, incapacidades y matrimonios

Xurxo Melchor
xurxo melchor SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

M.MORALEJO

La paralización en la tramitación de defunciones y fes de vida impide gestionar los expedientes

10 feb 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

La huelga indefinida convocada en los juzgados gallegos no solo está obligando a suspender, según los sindicatos, entre 600 y 800 juicios diarios, una cifra que la Xunta rebaja a la mitad. También está empezando a causar graves perjuicios a los ciudadanos ya que, de persistir el paro, podría suponer la «ruina económica de muchas familias», como advierte Manuel Díaz Mato, portavoz de los funcionarios en Santiago y miembro de UGT. Ese efecto pernicioso, del que responsabilizan a la Xunta si no se reabren las negociaciones, se debe a la completa paralización en la concesión de certificados de defunción y fes de vida. Esos documentos son imprescindibles para el cobro de pensiones de jubilación, orfandad o viudedad, así como para la concesión de ayudas por incapacidad, para poder celebrar matrimonios e incluso para firmar algunos contratos laborales.

Asuntos tan importantes en el día a día del ciudadano como estos están ahora totalmente paralizados, ya que en los registros civiles tan solo se tramitan las inscripciones por nacimiento y las licencias de enterramiento. El resto de las gestiones resulta imposible hacerlas porque han quedado fuera de los servicios mínimos. E incluso en los trámites que siguen realizándose hay problemas. En las oficinas de Lugo, por ejemplo, pese a no verse ayer mucho movimiento, había que esperar una eternidad. En esa situación se vio atrapada Laura Rodríguez, que tan solo pretendía recoger un libro de familia tras haber inscrito días atrás a su hija Alejandra. Pese a todo, el bebé aguantó tranquilo en su cochecito y la madre no estaba especialmente enfadada porque considera que si los funcionarios están de huelga, «por algo será».

Aunque los sindicatos lo culpan de los perjuicios que está ya generando la huelga a los gallegos, en el Gobierno autónomo no se sienten responsables de estas «molestias». No obstante, el vicepresidente, Alfonso Rueda, quiso pedir ayer disculpas de antemano a los ciudadanos por todos los inconvenientes que esta situación les produzca. «Son os que pagan cos seus impostos os servizos públicos», señaló. Eso sí, también reclama «responsabilidade» a los sindicatos para que se cumplan los servicios mínimos mientras dure el paro.