El conflicto del PSOE de Ferrol destapa un 15 % de militantes de otros concellos

Domingos Sampedro
domingos sampedro SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

JOSE PARDO

Las plataformas críticas con Sestayo valoran presentar una denuncia en Ferraz

10 feb 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Al menos 41 de los 280 personas que figuran inscritas en el censo de la agrupación del PSOE de Ferrol, o lo que es lo mismo, casi el 15 % del total, son militantes que ni siquiera residen en esta ciudad, sino que tienen declarados domicilios en concellos limítrofes, como es el caso de Ares o de Narón, contraviniendo así el artículo cuatro del reglamento de afiliados y afiliadas del partido, que señala que la ficha debe formalizarse «en el lugar de residencia» de cada militante.

Este hecho llamó poderosamente la atención a algunos representantes de las plataformas de militantes ferrolanos críticos con Beatriz Sestayo, que sospechan que triquiñuelas de este tipo son las que sustentan el poder orgánico que tiene la secretaria general, y que provocó que fuera reelegida en el cargo el pasado 30 enero por un solo voto de diferencia sobre su rival, el senador Ángel Mato.

Estas plataformas de militantes, aglutinadas en torno a nombres como los de Eva Martínez Montero, Manuel Cendán o el propio Mato, tienen en común que todas ellas colaboraron hace diez meses en la reelección de Pedro Sánchez como secretario general del partido, lo que a su vez las abocó a enfrentarse abiertamente a Beatriz Sestayo, que se respaldó abiertamente con la presidenta andaluza, Susana Díaz, a la que incluso invitó a participar en un acto de campaña junto a la estatua de Pablo Iglesias, en una de sus escasas incursiones en Galicia.

Las fuentes consultadas en la agrupación ferrolana señalan que casi todos los militantes que movieron su ficha a la sede de Ferrol o que residen en concellos limítrofes respaldaron en la última asamblea a Beatriz Sestayo. Es más, entre ellos figuran, según los datos que tiene las plataformas sanchistas, hasta cuatro miembros de la ejecutiva local que acaba de formar Sestayo y el presidente de la mesa del asamblea, Francisco González Quintela, con domicilio declarado en Narón, no en Ferrol.

De acuerdo con estas fuentes, entre los al menos 41 militantes de Ferrol que tiene el domicilio declarado fuera, el contingente mayor es el de Ares, donde Beatriz Sestayo tiene uno de sus principales apoyos políticos en la zona, el del alcalde Julio Ignacio Iglesias. En este municipio residen nueve de los militantes de Ferrol, mientras que en Narón lo hace otros ocho y en Fene, un total de seis.

Los cambios de residencia y de afiliación es una más de las anomalías detectadas tras el conflicto que estalló en el PSOE de Ferrol tras la última asamblea, pero que no es la primera vez que se produce en el partido, pues ya en el 2014 ocurrió algo parecido en Santiago de Compostela, cuando se descubrieron decenas de militantes foráneos que declararon residir todos juntos en el mismo domicilio.

En las plataformas afines a Pedro Sánchez cunde el temor de que todavía haya más adulteraciones del censo que se le escapan, por lo que valoran dirigir directamente una denuncia a la ejecutiva federal para que Ferraz medie en este conflicto.

Cuatro miembros de la ejecutiva de Sestayo tienen su domicilio fuera

La situación antirreglamentaria del 15 % de los afiliados del PSOE de Ferrol, que militan en la ciudad cuando deberían hacerlo, como dice el reglamento de afiliados, en la agrupación del municipio donde declaran residir, se puede apreciar todavía con mayor intensidad en la ejecutiva local que formó la secretaria general electa, Beatriz Sestayo.

Al menos cuatro de los 22 miembros de la ejecutiva local tiene residencia fuera de la ciudad, según la información recabada por las plataformas sanchistas. La persona que ejerció como presidente de la mesa de la asamblea del pasado día 30, Francisco González Quintela, es uno de ellos. Tiene residencia declarada en Narón, aunque no milita en la agrupación naronesa, como ocurre, según apuntas fuentes de la agrupación local, con María Jesús López Santalla.

Un caso diferente es el de Cristina Prados Rubio, con domicilio en Fene, y el de la exdiputada Paloma Rodríguez, con domicilio declarado en Ares.