Esperando una fe de vida con el Registro Civil colapsado

Antonio Torres, en Pontevedra, aguantó estoicamente unas colas que desconocía que iban a producirse


Pontevedra / La voz

Aunque, en general, la ciudadanía pontevedresa está respondiendo con resignación a los inconvenientes que está generando la huelga, algunos damnificados no podían ocultar su malestar: «Me parece muy mala [la movilización]. Buena para los que la hacen porque les hace falta el dinero, pero para nosotros, mal». Antonio Torres se desplazó a primera hora de la mañana de ayer al Registro Civil, ubicado en la planta baja del edificio judicial de A Parda, y se encontró con las largas colas que los funcionarios judiciales estaban generando a modo de protesta en sus demandas económicas.

«Vengo a pedir una fe de vida para mandar a Holanda como trabajador en el extranjero», explicó, al tiempo que añadió que tenía que remitirla con urgencia a este país. «Tenemos prisa para mandarlo», insistió, mientras la fila del Registro Civil avanzaba lentamente. Dejó claro que la protesta le cogió por sorpresa -«no sabía nada»-, aunque se mostró resignado.

Al igual que Antonio, María se desplazó al Registro Civil para solicitar una fe de vida, aunque a diferencia de este sí tenía conocimiento de la huelga. «Tiña que facelo igual. Non gusta moito, pero hai que aguantalo». Asimismo, defendió el hecho de que «a xente está pedindo polo seu. Hai que ser solidarios».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Esperando una fe de vida con el Registro Civil colapsado