Sito Miñanco tenía soplones en Hacienda y en la policía y traficaba durante sus permisos

La jueza bloquea cuentas corrientes y un centenar de propiedades a nombre de testaferros

Sito Miñanco llega a la Audiencia Nacional Los detenidos en la operación Mito declaran hoy ante la juez Lamela. Hay mucha expectación en la audiencia al coincidir la declaración con el juicio de la Gürtel

Pontevedra, vigo / La voz

Como una multinacional del narcotráfico. Así operaba la red de José Ramón Prado Bugallo, Sito Miñanco. Al menos es lo que se desprende de los autos por los que la jueza Carmen Lamela autorizó algunos del medio centenar de entradas y registros que la Policía Nacional llevó a cabo en Galicia, Andalucía y Madrid en el marco de la operación Mito, un apelativo que alude directamente al estatus que Miñanco había alcanzado en el submundo de la droga. Las investigaciones, muy complejas, de la Udyco y del Greco Galicia y Costa del Sol han determinado, en principio, que el entramado del cambadés se ramificaba en toda clase de negocios, pero también por cuerpos policiales y en ámbitos empresariales.

Topos

La información es poder. A la hora de buscar una mayor impunidad, la red «tenía contactos con miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, que facilitarían información ante posibles actuaciones sobre su persona u organización», refiere uno de los autos de la jueza Lamela. Estos chivatos, según añaden fuentes policiales, se sospecha que también se pueden encontrar en la Agencia Tributaria, en entidades financieras y en empresas, de tal modo que existió el riesgo de que cualquier petición de información referida al capo terminará siéndole filtrada.

Inversiones

Propiedades y testaferros. Desde un primer momento, y aunque la operación Mito permitió el decomiso de importantes cantidades de droga, la Policía Nacional buscó socavar el entramado económico de la red. Es por ello por lo que se han bloqueado cuentas corrientes y cerca de un centenar de propiedades que están a nombre de presuntos testaferros. Además, se ha actuado en negocios inmobiliarios, pero también en una juguetería, en empresas de alquiler de coches, en astilleros y en aparcamientos. De hecho, los investigadores se muestran convencidos de que han localizado parte del patrimonio oculto que se le presupone a Sito Miñanco en Iberoamérica.

Blanqueo

Facturas falsas y créditos. A la hora de sanear el dinero procedente del narcotráfico, se alude a la posible existencia de una facturación falsa que al parecer facilitaban dos concesionarios de Marbella y Algeciras, donde Sito Miñanco disfrutaba de un régimen de semilibertad tras haber alcanzado el tercer grado penitenciario. También se tiene el convencimiento de que se suscribieron créditos ficticios a familiares y se adquirió, al menos, una propiedad en la localidad madrileña de Collado Villalba con dinero en efectivo cuya procedencia aún no se ha acreditado. La importancia que el blanqueo tiene en la operación Mito queda reflejada en el hecho de que durante varios días agentes de la Brigada de Blanqueo de Capitales se desplazaron de Madrid a Pontevedra para supervisar parte de las actuaciones policiales.

Alijos

Cocaína y marihuana. Los autos judiciales hablan de tres alijos que, supuestamente, Sito Miñanco había orquestado mientras ya se encontraba en semilibertad, régimen que comenzó a disfrutar el 15 de abril del 2015. Las sospechas policiales van más allá y apuntan a que, incluso estando privado de libertad, pudo haber mantenido sus contactos con los carteles colombianos y, por tanto, organizar transportes. No obstante, en el marco de la operación Mito se le relaciona con tres alijos interceptados a finales del pasado año: las 3,8 toneladas de cocaína que iban a bordo del Thoran, los 616 kilos de esta droga interceptados en un contenedor en Holanda y los 63 de marihuana aprehendidos en San Fernando de Henares y que, al parecer, iban a ser transportados a Hamburgo, Alemania.

Dinero

Billetes en dobles fondos. Al margen de la droga, tal y como recogía la agencia Efe, «los investigadores constataron el transporte por parte de Prado Bugallo de al menos 2,9 millones de euros procedentes del narcotráfico que llevaba ocultos en un doble fondo de un Saab 93 y que tuvieron lugar entre noviembre del 2017 y este mes de enero». A esta cantidad hay que sumar otros 889.470 euros interceptados en el aeropuerto de Barajas y que presuntos miembros de la organización liderada por Sito Miñanco portaban ocultos en dobles fondos de mochilas con las que, al parecer, pretendían viajar a Bogotá hace exactamente doce meses. En la operación Mito se han intervenido 300.000 euros, dos armas de fuego y varios coches de alta gama.

Cambados viaja en el tiempo a los años noventa y revive su historia más negra

bea costa

Las grandes redadas y los capos de la droga parecían cosa del pasado, pero la villa no logra sacudirse este lastre

La detención de Sito Miñanco y la operación Mito han devuelto a Cambados a los años noventa. Hacía tiempo que no se desarrollaba en la localidad un despliegue policial de tal magnitud: registros a plena luz del día, perros policía por las calles, un helicóptero sobrevolando el pueblo y un regimiento de periodistas. La villa del albariño volvió a ser el objetivo de las cámaras, otra vez, por culpa del narcotráfico. Lleva siendo así desde hace casi tres décadas, cuando Garzón desembarcó en Arousa para dirigir la operación Nécora, en la que cayeron muchos de aquellos que empezaron con el Winston de batea y se pasaron al hachís y a la cocaína. El más mediático acabaría siendo un cambadés, Laureano Oubiña, que ya ante el tribunal de la Casa de Campo dejó su impronta, encarándose con los jueces y contando aquello de que guardaba el dinero en la viga. A su vecino Sito Miñanco no lo pillaron en aquella ocasión. Tuvieron que pasar cuatro años para que lo detuvieran por un alijo de cocaína por el que acabaría con sus huesos en la cárcel.

Seguir leyendo

Gastó 700.000 euros para ocultar las comunicaciones de las embarcaciones

El secretismo en las comunicaciones era una de las obsesiones de Sito Miñanco, lo que explica que muchos de los contactos se realizaran cara a cara y prescindiendo de teléfonos susceptibles de ser intervenidos. Y cuando tenían que utilizarlos no dudaban en emplear apodos, alias y un lenguaje que buscaba, aparentemente, despistar a personas no familiarizadas con su argot.

No obstante, consciente de que este proceder no se podía aplicar a las embarcaciones, y según se desprende de uno de los autos de la jueza Lamela, se habían contratado al parecer los servicios de expertos en telecomunicaciones que se ocuparon de instalar sistemas de encriptación de las comunicaciones en las embarcaciones, lo que pudo suponer un desembolso de 700.000 euros.

No se descarta que buena parte de estos operativos se hubieran realizado en el astillero O Facho, en Cambados, uno de los negocios que fue registrado este lunes por la Policía Nacional. Se cree que de estas instalaciones pudieron salir algunas de las lanchas empleadas en determinadas operaciones.

El modus operandi habitual consistía en utilizar barcos nodriza que alijaban la droga hasta determinados puntos del litoral donde era, posteriormente, trasvasada a pesqueros u otras embarcaciones que no llamasen la atención a la hora de concluir los transportes.

David Pérez Lago, el narco que se saltó el código de honor para reducir la pena

m. santaló

El hijastro de Oubiña decidió en el 2006 trazar su propio camino en el mundo del narcotráfico

Aprendió el negocio de su padrastro, Laureano Oubiña, y ahora vuelve a caer de la mano de otro de los grandes. David Pérez Lago forma parte de esa larga lista de detenidos vinculados con el narcotraficante Sito Miñanco. Pero su nombre no siempre estuvo ligado al de otros. Fue en el 2006 cuando decidió trazar su propio camino: lo hizo cambiando el hachís por la cocaína en una operación que no salió según lo esperado. El alijo de 2.000 kilogramos procedente de Sudamérica fue incautado antes de llegar a tierra firme. Pérez Lago ya tenía a sus espaldas una condena por el Regina Maris y decidió agarrarse al protocolo activado por las fiscalías para alcanzar acuerdos de conformidad sin llegar a juicio. Fue el primero en romper con el código de honor de los narcos, que premia el silencio. El soplo fue hacia abajo: redujo su pena de prisión en once años pero se llevó por delante, entre otros, a la que era su novia y abogada, Tania Varela, que a día de hoy se encuentra en paradero desconocido. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Sito Miñanco tenía soplones en Hacienda y en la policía y traficaba durante sus permisos