Galicia tienta en Israel con ventajas fiscales y de implantación a inversores

Feijoo y una delegación de empresarios buscan socios tecnológicos en Tel Aviv

D. S. S. L.
santiago / la voz

El presidente de la Xunta, el conselleiro de Economía y una veintena de empresarios y miembros de clústeres y centros tecnológicos iniciaron en Tel Aviv la primera visita de carácter institucional y económico a Israel encabezada por un político gallego. Alberto Núñez Feijoo y Francisco Conde lideran una misión comercial que arrancó ayer con un encuentro entre emprendedores ante los que ambos abanderaron por primera vez en el extranjero la recién aprobada ley de implantación empresarial, que incluye ventajas fiscales y facilidades de asentamiento en la comunidad para los inversores.

El jefe del Ejecutivo gallego expresó desde el primer momento su admiración por un país «de referencia para Europa y el mundo en crecimiento inteligente», y trató de exponer las capacidades de Galicia en materia de innovación tecnológica, así como las expectativas puestas por la Administración en sectores como la automoción, la biotecnología, el naval, la industria agroalimentaria o la aeronáutica. Y fue directo al grano: «Queremos que Israel sea un socio comercial para las empresas gallegas más innovadoras». El último ejercicio cerrado, el del 2016, indica que 121 empresas de la comunidad mantuvieron relaciones comerciales con Israel, lo que supone casi un 70 % más que hace una década, con llamativos crecimientos de volumen en los últimos años, por encima del 20 %.

Para respaldar esta apuesta, Feijoo desgranó el plan de estimulación de I+D+i, que también llevó hace solo dos semanas al Consello da Xunta y que prevé mover en la comunidad 1.800 millones de euros hasta el año 2020 entre capital público y privado, una iniciativa con la que se busca superar los diez mil profesionales y el millar de empresas, de las que al menos un 15 % serán de nueva creación. Y es por ahí por donde la Xunta quiere enganchar a los posibles socios, ya que considera a Israel como un modelo a seguir por su capacidad de cooperación institucional y empresarial en innovación.

Hubo muchos halagos al anfitrión, como corresponde en este tipo de foros, pero también minutos para la publicidad y la persuasión. El presidente, además de facilidades económicas, suelo barato y trámites burocráticos sencillos, abrió las puertas a los israelíes a la experiencia gallega en investigaciones punteras, como el trabajo que se desarrolla en torno a los aviones no tripulados para uso civil, con aplicaciones en el medio ambiente, o al pujante sector biotecnológico, que se está haciendo un hueco mano a mano con las universidades y que ha propiciado la única incubadora de España dedicada a la elaboración de nuevos fármacos, proyecto respaldado por empresas multinacionales. Además, presumió de la red de espacios de coworking.

Coches autónomos

Feijoo visitará hoy Mobileye, una firma israelí -adquirida el pasado agosto por Intel en una operación de 13.000 millones de euros- que se dedica al desarrollo de inteligencia artificial y que es especialista en vehículos autónomos. Esta elección no es casual, ya que el Centro Tecnolóxico da Automoción de Galicia y la planta de PSA es la punta de lanza en esta materia en España -el primer coche sin conductor salió de Vigo- y el 61,3 % de las exportaciones gallegas a Israel tienen que ver con el sector del automóvil.

A mediodía mantendrá un encuentro de carácter político con Yuli Edelstein, presidente del Parlamento, y por la tarde la delegación visitará una empresa de transferencia tecnológica de la Universidad Hebrea, ya en Jerusalén, donde mañana culmina la misión gallega.

El viaje levanta suspicacias en la oposición y una crítica feroz por parte del BNG

Los grupos de la oposición valoraron ayer de forma muy desigual el viaje oficial a Israel que encabeza el presidente de la Xunta, Núñez Feijoo, al poner por delante algunas cautelas, debido básicamente a la falta de información, lo que contrasta con la crítica feroz esgrimida por el BNG, que acusó al presidente de la Xunta de colaborar con «un Estado criminal».

El secretario general del PSdeG, Gonzalo Caballero, dijo que aguardará a que Feijoo regrese para que cuente «con feitos, e non con palabras», los resultados de la misión. Todo lo que signifique -agregó Caballero- captar nueva inversión y mejorar el empleo tendrá el apoyo del PSOE. «Pero todo o que supoña operacións florais contará coa nosa crítica», advirtió.

Luís Villares, portavoz de En Marea, reclamó que Feijoo haga valer en su periplo «unha mensaxe de paz» y que reivindique, en referencia a Palestina, el «dereito de todos os pobos a existir». Por su parte, Carmen Santos (Podemos) calificó el viaje de «turismo político» y reclamó algún resultado de las giras realizadas en los últimos meses por China o México, además de sugerirle a la Xunta que se preocupe por los gallegos emigrados en los últimos años.

Ana Pontón, portavoz nacional del BNG, reaccionó de forma más vehemente, al remarcar que «non é o país nin o momento máis idóneo para ir». Los nacionalistas, prosiguió, preferirían que Feijoo «non fora a un Estado sionista» que en su opinión practica una «política de acoso aos dereitos humanos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Galicia tienta en Israel con ventajas fiscales y de implantación a inversores