Los médicos piden más asistencia a domicilio para no colapsar las urgencias

Los sanitarios piden un cambio de modelo y la Administración lo estudiará


santiago / la voz

De nada vale tener un hospital con la más alta tecnología y especializado en la atención a agudos si la mayoría de los pacientes que acuden son enfermos crónicos que precisan otro tipo de cuidados. El sistema de salud lleva años insistiendo en la cronicidad, pero urgen cambios ya. Jefes de servicio de toda Galicia instan a replantear un modelo organizativo que debe orientarse a estos pacientes y al envejecimiento. Cuarenta y siete responsables de los servicios clínicos, quirúrgicos y centrales del Chuac publicaron una carta en la que destacan el esfuerzo de los profesionales para atender a los usuarios ante el aumento de la demanda por la gripe, pero van más allá al urgir una reflexión que lleve a rediseñar la organización del sistema.

No son los únicos. La atención a la cronicidad debe abordarse con urgencia. «Xa se están facendo cousas, queda moito camiño por facer, pero é que antes non había nada», indica Antonio Pose, responsable del área de pacientes crónicos de medicina interna del CHUS, quien precisamente está al frente de una unidad de pluripatología de edad avanzada, es decir, mayores con varias enfermedades cuya atención debe ser integral.

Tato Vázquez Lima, jefe del servicio de urgencias de O Salnés, apunta en la misma dirección: «Tenemos que replantear nuestro modelo basándonos en la asistencia domiciliaria y en un mayor apoyo a la primaria». Se están haciendo movimientos, admite, «pero probablemente se requiera un replanteamiento serio y global». Dotar de más recursos a la primaria e implementar circuitos rápidos de asistencia son algunas de las propuestas de los jefes de servicio. Por ejemplo, ya se están pilotando en toda España proyectos por los que los mayores ingresados en residencias no precisan acudir a urgencias cuando sufren una descompensación, «sino que el ingreso se hace directamente en la residencia, por parte de la unidad de hospitalización a domicilio (HADO)», explica Vázquez Lima.

Antonio Pose incide en esta vía: «Temos que darlle máis soporte á primaria desde o hospital e ampliar a rede de HADO». Este profesional apunta otras alternativas, como los especialistas consultores en los hospitales para resolver dudas de los profesionales de primaria, «e falar moito da enfermería, que son moitas veces os que levan o peso dos crónicos: hai que desenvolver a enfermería en primaria».

¿Y qué dice Sanidade de esta reivindicación? Que está completamente de acuerdo: «Estamos totalmente convencidos de que hay que replantearlo, lo que proponen es una reflexión muy acertada», dice el gerente del Sergas, Antonio Fernández-Campa.

El sistema hospitalario está pensado para los pacientes agudos «y somos líderes en ello, el sistema nacional es el que mejor atiende a quien necesita un trasplante o a los enfermos oncológico, pero la realidad es que tenemos una situación en la que la mayoría de los usuarios son pacientes crónicos, y debemos poder seguir al enfermo para evitar el episodio agudo», incide.

El colapso tiene otras causas

No obstante, y aunque la cronicidad es uno de los motivos de las saturaciones de los servicios de urgencias, Vázquez Lima recuerda que no es el único, pues «la atención en urgencias requiere una revisión completa, y no es un problema del servicio, sino del hospital en su conjunto». Además de la necesidad de que haya un drenaje, es decir, que los pacientes que están diagnosticados y necesitan ingresar lo hagan en tiempo y forma, hay que buscar fórmulas alternativas, insiste, que respeten la dignidad e intimidad de los usuarios. En el año 2015, de hecho, todos los defensores del pueblo realizaron un informe conjunto sobre estos servicios en el que se recoge como una sus conclusiones que las frecuentes situaciones de saturación «no permiten, en muchos casos, garantizar la dignidad e intimidad de los pacientes».

Casi un tercio del gasto hospitalario irá a los mayores de 80 en el 2030

No solo cada vez hay un mayor porcentaje de mayores en Galicia, sino que enfermedades que antes tenían un pronóstico muy negativo ahora pueden cronificarse. El resultado es que de la atención al paciente crónico depende el futuro del sistema.

hospitalización

Los mayores, los principales usuarios. Facenda elaboró un informe hace meses para defender que la financiación autonómica de la sanidad tenga en cuenta el envejecimiento. Lo hizo con datos. Las personas con 80 o más años concentran el 22 % de las altas y por lo tanto de ingresos, siendo menos del 7,6 % del total. En el 2030, de seguir en esta línea, casi un tercio del gasto hospitalario irá a este colectivo, un 31,15 % del total.

Gasto farmacéutico

Dos tercios, a partir de los 65 años. Lo mismo ocurre con el gasto farmacéutico, que ronda los 700 millones de euros al año solo en recetas. Los mayores de 65 años son el 23 % de la población, pero consumen casi dos tercios de este capítulo. En concreto el 62,4 % del coste, por lo que si en el 2017 el Sergas destinó a recetas más de 696 millones, unos 434 millones fueron para fármacos de usuarios de más de 65 años. Es más difícil estimar el impacto de la cronicidad, tal y como explica el gerente del Sergas, porque aunque hay una relación directa entre edad y patologías, también hay pacientes crónicos a edades más tempranas.

medidas

Telemedicina y hospitalización a domicilio. Todos los jefes de servicio coinciden en que hay que potenciar la hospitalización a domicilio para mejorar la asistencia a estos enfermos. También el Sergas, aunque Antonio Fernández-Campa apunta otras medidas, como la telemedicina. En concreto, destaca el programa Telea, que permite monitorizar al enfermo crónico en su casa para evitarle recaídas. También trabajar con las residencias de mayores para que los médicos de estos centros tengan acceso a la historia clínica, que se pueda hacer el seguimiento del tratamiento desde la farmacia hospitalaria o que el enfermo se implique en su propia enfermedad.

«Hay necesidades sin cubrir y al enfermo crónico se le obliga a ir a urgencias»

Es tan unánime la respuesta que casi parece una obviedad. Hay que repensar un modelo que no da a los enfermos crónicos los itinerarios que precisa, algo que comparte el jefe de neumología del HULA, Luis Pérez de Llano.

-¿Debe replantearse el modelo de organización?

-Absolutamente, hay necesidades que no están cubiertas.

-¿Como cuáles?

-Voy a decir una muy obvia: los enfermos crónicos sufren descompensaciones y muchas veces estas exceden a lo que se les puede ofrecer en primaria, por lo que se los obliga a ir a urgencias. Dicho de otra forma, cuando el enfermo está seguido por un especialista no hay mecanismos para que pueda acudir a demanda, por lo que tiene que ir a urgencias. Hay que habilitar mecanismos en las consultas, hospitales de día u otras medidas para que estas personas tengan acceso al sistema cuando lo necesitan. También es importante mejorar el papel de la enfermería, que puede hacer mucho en el control del enfermo crónico.

-¿Qué papel juega la atención primaria? ¿Hay que reforzarla?

-La percepción que tengo desde fuera es que sí. Y también debemos reforzar las herramientas sociales. Hay muchísimas personas, por ejemplo en Lugo, que viven solas en los pueblos, por lo que hay que habilitar residencias y cuidados que no son puramente médicos.

-Habilitar canales para que el crónico no acabe en urgencias.

-Exactamente, el objetivo es que el enfermo crónico esté en cada momento en donde tiene que estar, bien atendido.

-¿Es la presencia del crónico en las urgencias la causa de las saturaciones o hay problemas estructurales?

-Hay problemas estructurales, porque esto pasa todos los años, y si se atascan las urgencias siempre será porque la organización no es buena. Pero también es cierto que los crónicos se descompensan, así que son ciertas las dos causas.

Feijoo subraya que el último mes hubo 5.300 urgencias diarias

domingos sampedro

Anuncia, entre críticas de la oposición, 20 centros de salud

Las fuerzas políticas de la oposición parecen haber encontrado al principal responsable de la ola de gripe sufrida en Galicia en las últimas semanas: la insuficiencia de medios de la sanidad pública. Lo pusieron ayer de manifiesto en la primera sesión de control que albergó el Parlamento este año, en la que Luís Villares, portavoz de En Marea, aprovechó la polémica para atizar al presidente de la Xunta por permanecer «cego e xordo» ante los recortes y los pacientes que se acumulan por los pasillos de urgencias. Alberto Núñez Feijoo no solo rebatió con cifras las acusaciones, sino que cargó contra el espacio político de las mareas, enganchándose en la posición defendida por la eurodiputada Lidia Senra para argüir que «o maior recorte» que se le puede hace a la sanidad «é dicir non ás vacinas».

Seguir leyendo

La ola de gripe baja en intensidad, pero sigue habiendo unas 300 hospitalizaciones cada día

Solo en Santiago, Vigo y A Coruña el martes pasaron por urgencias casi 1.200 personas, y 216 quedaron ingresadas

La onda de gripe en Galicia baja estos días en intensidad con respecto a los primeros días del año, pero todavía se contabilizan unas 300 hospitalizaciones diarias. Solo en Santiago, Vigo y A Coruña el martes pasaron por urgencias casi 1.200 personas -en Vigo y A Coruña no incluyen ni niños ni embarazadas-, y 216 quedaron ingresadas.

La presión en el Chuac parece que va aminorando: el lunes hubo 395 pacientes (65 más que lo habitual) y 363 el martes. Las cifras, todavía elevadas, se sitúan lejos de las del 3 de enero, con 460 pacientes (además de 179 en el materno). De parecida forma descendió el volumen de ingresos: el martes fueron 69, tres de ellos en la unidad de cuidados intensivos, cuando el 8 de enero fueron 115.

En el CHUS, el martes se superó la media, aunque ya menos que el lunes. En 24 horas se atendieron 466 urgencias, frente a las 425 habituales. El 14 % de los pacientes precisaron ingreso, 65 personas. Aunque la gripe remite, el problema, explican, no es el virus, sino las consecuencias que deja en infecciones bacterianas, sobreinfecciones o descompensaciones en insuficiencia cardíaca.

Los datos del Chuvi son también clarificadores: el martes pasaron por urgencias 352 adultos (frente a 478 el lunes) y 82 requirieron ingreso, un 23 %, muy superior a la media anual, del 15 %. En estos días han reabierto 120 camas.

Por su parte, la afluencia a urgencias del Montecelo, de Pontevedra, sigue por encima de la media y se repite la imagen de pacientes en camillas en los pasillos. Hasta las ocho de la mañana del miércoles se habían registrado 180 urgencias, de las que 40 precisaron ingreso. No obstante, está lejos de las 209 atendidas a principios de enero. En el Provincial, donde están las urgencias pediátricas, el martes fueron 78 los casos vistos, con 13 ingresados. Por otra parte, una avería en una lámpara de un quirófano de Montecelo obligó a suspender algunas operaciones de traumatología.

En el CHOU ourensano, el pasado martes atendieron a 216 personas, con 119 ingresos al final del día. Claro que el lunes fueron 268 los que acudieron a urgencias, la cifra más alta en lo que va de año. Algo parecido pasa en O Salnés, donde en urgencias se vieron el martes 158 pacientes, lo que duplica las cifras de un día normal.

El martes hubo cierta espera en Ferrol, pero ayer la situación era «normal». Lo único, que todas las camas están ocupadas y sigue habiendo muchos pacientes periféricos, es decir, ingresados en la planta que no les corresponde.

En Burela y Lugo, normal

Normal sí es, dicen desde Burela, la situación en el Hospital da Costa, ya que están en las 70-75 atenciones diarias, algo habitual. Y también en el HULA, después de un lunes intenso. En Barbanza se pasó esta semana de los 64 casos del lunes a los 88 del martes y los 74 de ayer.

Finalmente, el déficit en el Virxe da Xunqueira, de Cee, según fuentes de la plantilla, es más de espacio que de personal, porque únicamente disponen de cinco cubículos de atención y de uno más con ocho sillones. El colapso del fin de semana no se debió a la gripe, sino a un accidente de tráfico con varios heridos; en general los problemas de congestión puntual sí se justifican, como en el resto de Galicia, por casos de gripe sobre todo en pacientes crónicos a los que se les complican sus patologías y tienen que acudir al hospital.

Con información de R. Domínguez, C. Barral, A. Lorenzo, J. V. Lado, B. Abelairas, S. González, F. Ulloa, M. Cuadrado, G. Paniagua, D. Cela.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Los médicos piden más asistencia a domicilio para no colapsar las urgencias