La anulación de un contrato de la ORA en Santiago puso en bandeja la recuperación

La recuperación para la gestión municipal del servicio de grúa y ORA de Santiago se gestó cuando Martiño Noriega aún era alcalde de Teo y negaba cualquier salto a la política de la capital


santiago / la voz

La recuperación para la gestión municipal del servicio de grúa y ORA de Santiago se gestó cuando Martiño Noriega aún era alcalde de Teo y negaba cualquier salto a la política de la capital. Entonces, bajo el tormentoso mandato de Conde Roa (PP), se realizó una adjudicación irregular según sentencia que le llegó rodada y al pie al líder de Compostela Aberta, que se encontró recién llegado a Raxoi con la posibilidad de retomar el control sobre el siempre polémico servicio. Las gestiones para la municipalización llegaron hasta el pleno, pero la Justicia no entendió que el sentido de su sentencia fuese ese, sino el de entregarle la concesión a la empresa que había quedado en segundo lugar en el concurso. La firma privada no ha mostrado hasta el momento ningún interés en asumir el negocio, pero sí por cobrar una indemnización de 700.000 euros que el juez consideró oportuna y que está recurrida. Con todo, y asumiendo esa penalización heredada, Noriega está convencido de que esta operación podría salir adelante en cuestión de «meses» siempre que no encalle en el pleno.

Con el agua no lo tienen tan claro. Sigue siendo una de las prioridades de Compostela Aberta, que encargó auditorías técnicas y económicas, aunque la concesión actual termina coincidiendo con el próximo proceso electoral en el 2019, que se convierte en un condicionante. Noriega ya conoce ese lento camino que consiguió recorrer durante su etapa como regidor en Teo.

Con información de C. López, X. Gago, R. Martínez, C. Barral, S. Barral, R. Nóvoa, X. Carreira, Á. Paniagua y J. Romero.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La anulación de un contrato de la ORA en Santiago puso en bandeja la recuperación