Más controles de alcohol y drogas en la noche más peligrosa

La tasa máxima de alcoholemia es 0,25 en la prueba de aire, que según los casos puede alcanzarse con dos cervezas


Redacción / La Voz

La última noche del año es también la más peligrosa para el tráfico. Todas las recomendaciones son para que los conductores cojan el coche lo menos posible y utilicen los transportes públicos para los desplazamientos a las zonas de fiesta.

Son precisamente ese tipo de recorridos los que disparan los riesgos en la carretera. Suelen ser trayectos cortos a altas horas de la madrugada, y no siempre en las mejores condiciones para conducir, sobre todo en el regreso a casa. Por una parte, el cansancio y por otra el consumo de alcohol o de drogas, elevan la posibilidad de sufrir un accidente.

La noche de Fin de Año habrá más controles de alcohol y de drogas que nunca. La Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Galicia ha diseñado un plan para tratar de interceptar a los conductores que supongan un peligro para la circulación.

La tasa máxima de alcoholemia es 0,25 (0,15 para noveles y profesionales) en la prueba de aire, que según los casos puede alcanzarse con dos cervezas. La sanción por superar esas tasas es de entre 500 y 1.000 euros y la pérdida de entre 4 y 6 puntos. En el caso de las drogas no hay niveles, y dar positivo ya supone una infracción castigada con multa de 1.000 euros y la retirada de 6 puntos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Más controles de alcohol y drogas en la noche más peligrosa