El agresor de Rajoy ya duerme con sus padres para cumplir un año de libertad vigilada

Alfredo López Penide
López Penide PONTEVEDRA / LA VOZ

GALICIA

Rajoy, en un mitin sin gafas a consecuencia de la agresión que sufrió en Pontevedra en diciembre del 2015
Rajoy, en un mitin sin gafas a consecuencia de la agresión que sufrió en Pontevedra en diciembre del 2015 César Quian

Xunta y Juzgado deben establecer los requisitos de esta medida, que cumplirá en Pontevedra

15 dic 2017 . Actualizado a las 07:23 h.

A primera hora de la mañana de ayer, Andrés V. F. abandonó el centro de menores de Monteledo, en Ourense, para trasladarse al domicilio familiar en Pontevedra. Atrás han quedado los dos últimos años que este joven ha permanecido internado en régimen cerrado por el puñetazo que le propinó al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el 16 de diciembre del 2015.

Fuentes consultadas reseñaron que, una vez abandonado el centro de menores, el joven, que en la actualidad tiene 19 años, permanecerá durante un año en libertad vigilada. En principio, será la Xunta la que establezca las pautas que deberá cumplir en Pontevedra y también designará a la entidad o persona que se ocupará de su seguimiento, mientras que la titular del Juzgado de Menores de Pontevedra tendrá que aprobar este programa de intervención.

Habitualmente, una de las condiciones de obligado cumplimiento es la asistencia a un centro educativo para completar la formación. No obstante, y dado que ya es mayor de edad, esto podría ser sustituido por la asistencia a un trabajo.

En todo caso, la condena impuesta fue consecuencia de un acuerdo de conformidad entre la Fiscalía de Pontevedra y el representante del joven, el abogado Jorge Cubela, y conllevaba la participación del joven en un curso de reeducación en el propio centro de Monteledo. Allegados del pontevedrés insistieron ayer en su arrepentimiento, algo que ya trasladó en su día al propio Mariano Rajoy. De hecho, los padres del por entonces menor de edad se pusieron en contacto con el presidente del Gobierno para disculparse por lo ocurrido.

Se da la circunstancia, además, de que la madre de Andrés V. F. está emparentada con la mujer de Rajoy. El presidente no quiso ejercer acciones legales contra su agresor, lo que redundó en que el joven no tuviera que hacer frente al pago de indemnización alguna.

En cuanto a su situación penal, desde el ministerio público señalaron que, dado que la agresión se produjo siendo menor de edad, el joven, una vez cumplidos los 18 años, carece de antecedentes penales. No ocurre lo mismo con los policiales, de tal modo que tendría que ser el propio joven el que cursase una petición instando a su cancelación .

Un puñetazo

Los hechos por los que este joven fue condenado ocurrieron en plena campaña de las elecciones generales del 2015. Rajoy, tras disfrutar de un baño de masas por Pontevedra, se detuvo en la emblemática plaza de A Peregrina, donde decenas de personas aprovecharon para saludarlo, darle ánimos y hacerse fotos con él. Entre estos últimos, aparentemente, estaba Andrés V. F. Nadie sospechó de sus intenciones y por sorpresa golpeó con el puño al presidente del Gobierno. Inmediatamente fue reducido, identificado y detenido.