La Xunta aplica el IPC en las autopistas Vigo-Baiona y A Coruña-Carballo, pero solo afectará a algunos tramos

En el caso de los vehículos ligeros la subida se va a concentrar en la AG-57 en los tramos Vincios-A Ramallosa y Vincios-Baiona


santiago / la voz

La Xunta ya ha cerrado los cálculos para aplicar las subidas de tarifas en las dos autopistas de peaje de su competencia, la que une en el sur Vigo y Baiona (AG-57) la que conecta en el norte A Coruña y Carballo (AG-55). Los nuevos precios al alza vienen definidos en exclusiva por el índice de precios de consumo (IPC), pero no afectarán por igual ni a todos los tramos ni a los mismos tipos de vehículos.

El peaje que pagan los usuarios de estas dos infraestructuras es el resultado de aplicar la tarifa (precio por kilómetro) a la distancia de recorrido de cada itinerario, aplicándole el IVA correspondiente. La cifra definitiva es objeto de un redondeo a múltiplos de cinco céntimos, lo que determina que en algunos trayectos el peaje final no tenga variaciones respecto a este año.

Así, en el caso de los vehículos ligeros -motocicletas, turismos, microbuses, furgones y furgonetas- la subida se va a concentrar en la AG-57 en los tramos Vincios-A Ramallosa y Vincios-Baiona, que pasan de 0,65 y 1,30 a 0,70 y 1,35, respectivamente. En el resto de los trayectos no hay repercusión, aunque si se hace el recorrido completo sí habrá que rascarse el bolsillo para sacar céntimos de más. En la AG-55 ocurre exactamente lo mismo, solo que en los tramos Paiosaco-Carballo (de 1,25 a 1,30 euros) y A Laracha-Carballo (de 0,80 a 0,85). En esta misma autopista, también sufren esta subida de cinco céntimos los vehículos pesados de categoría 1 (dos ejes) en los trayectos entre Arteixo y las salidas de Paiosaco, Laracha y Carballo, que pasan a costar 1,10, 1,85 y 2,95. Además, el tramo A Laracha-Carballo costará 1,25 en vez de los 1,20 de este año. Los de categoría 2 (cuatro ejes) también tienen subidas de cinco céntimos entre Arteixo-A Laracha y Arteixo-Carballo, que pasan a costar 2,45 y 2,90; y también en los tramos que unen Paiosaco con A Laracha y Carballo, por los que habrá que pagar 0,80 y 1,90. El trayecto para grandes camiones entre el puerto exterior y Arteixo queda fijado en 50 céntimos.

En el sur, los camiones de categoría 1 tendrán la subida en cinco de los once tramos definidos, con especial incidencia en los que unen Vigo con Vincios, A Ramallosa y Baiona, con cinco céntimos más cada uno. Y peor lo tendrán los de categoría 2, porque la subida se aplica en todos los tramos menos en los de Vigo-Gondomar, Nigrán-A Ramallosa, Vincios-Gondomar y Vincios-A Ramallosa.

En la AG-57, los tramos más importantes, como el de Vigo-Baiona, llevan desde el 2014 estancados en 1,65 euros. El mantenimiento de estos precios se corresponde con una decisión política de la Xunta, que congeló las tarifas en el 2014 y el 2015 e incluso las rebajó entre un 2 y un 3 % en el 2016. Ahora se cumplen dos años de aumentos ajustados al IPC que generarán más movimientos en la tabla de precios de los vehículos pesados que en la de los turismos, pero simplemente por el efecto del redondeo a múltiplos de cinco.

Desde que se inauguraron los primeros trechos de la AG-55 entre 1993 y 1998 los precios subieron un 74 %. La autopista del sur se abrió en 1999 y desde entonces ya es un 67 % más cara.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La Xunta aplica el IPC en las autopistas Vigo-Baiona y A Coruña-Carballo, pero solo afectará a algunos tramos