Demografía: un problema sociológico con una solución a veinte años

Las infraestructuras, la financiación autonómica y los problemas demográficos fueron los puntos claves del encuentro

.

Ribadeo / la voz

De abajo a arriba y con carácter transversal; desde el ayuntamiento más pequeño hasta la Unión Europea; con el apoyo del Estado y de otras instituciones, seguro, pero también con el de las empresas. La sangría demográfica es, probablemente, el único de los problemas planteados en el coloquio que no se va a arreglar ni en el próximo ejercicio, ni en la siguiente legislatura. Incluso es posible que ninguno de los dos políticos siga en activo cuando Galicia y Asturias tengan buenas noticias en materia de población, si es que llegan. «Hay que trabajar a veinte años, como hicieron los nórdicos», aclaró Núñez Feijoo para no caer en el pesimismo. Ambos mandatarios coincidieron en el diagnóstico, ya que ni una ni otra comunidad tienen un saldo negativo de jóvenes que se marchan a otros lugares en busca de oportunidades. «El problema no es ni la crisis ni la emigración, simplemente que no nace gente». El presidente gallego se mostró sincero al reconocer que todas las medidas que se están tomando en los últimos años para facilitar la conciliación o el apoyo directo a las familias pueden «o no» alterar unas «décimas» la tasa de natalidad, pero está convencido de que hay que seguir adelante con ellas. «Hay un millón y pico de gallegos fuera de la comunidad», recordó Feijoo, y también pueden ser una «solución», de ahí que la Xunta esté becando estudios a talentos de la emigración que puede generar un «efecto arrastre». Y como padre veterano recordó la necesidad de que se amplíe el horizonte temporal de la maternidad, comentario que generó risas entre el auditorio.

Su homólogo asturiano centró su exposición en la «profundidad» de un problema de calado pero que tiene repercusiones económicas ahora, cuando están entrando en el sistema de pensiones largas carreras de cotización que provocan un peligroso desequilibrio en Asturias. Fernández insistió en la necesidad de implicar a España y Europa, e invitó a todas las regiones a asomarse al abismo demográfico porque, como refrendó Feijoo, «todos» estaríamos en el mismo agujero si no fuera por el reparto de flujos de la inmigración.

Financiación: hay que plantear el coste de cada servicio

d. s.

Los gobiernos de Galicia y del Principado de Asturias tienen claro que el debate del nuevo modelo de financiación autonómica no se puede abordar de manera bilateral con las comunidades autónomas, o pactando primero con Cataluña y después con el resto, sino que hay que negociar con todos sentados a la misma mesa. Y también comparten el popular Núñez Feijoo y el socialista Javier Fernández que el reparto de la financiación del Estado no es entre territorios, sino entre personas que tienen el derecho de acceder a los servicios públicos en igualdad de condiciones. Y para ello hay que calcular el coste de cada una de las prestaciones.

«No hay que repartir entre 17 comunidades, sino entre 47 millones de ciudadanos», apuntó el presidente de la Xunta, quien entiende que no se trata de hacer una simple distribución aritmética de los recursos, pues para eso bastaría una calculadora y no sería necesario negociar nada, sino que se ha de tener en cuenta lo que cuesta prestar cada uno de los servicios esenciales a esos 47 millones de ciudadanos, teniendo en cuenta criterios que distorsionan el cuadro como la dispersión de la población o del envejecimiento. Feijoo puso de ejemplo el plus que tiene en Galicia el transporte escolar o la mayor demanda de sanidad de las personas mayores.

Javier Fernández incidió en la idea de conocer «el coste de la unidad de cada servicio» para aproximarse de forma más certera a este debate. Advirtió además que, a diferencia de los sistemas de financiación anterior, que fueron aprobados siempre en un contexto de recursos crecientes en manos del Estado, ahora se va a negociar uno en el que por primera vez el Estado va a disponer de menos fondos para contentar a todos, pues sus compromisos con el pago de la deuda pública son mayores.

Infraestructuras: lo más urgente es engancharse ya al corredor atlántico

d. s.

Por un lado está la conexión del AVE con la Meseta, prevista para el 2019, en Galicia, y para el 2021, en Asturias. También está el proyecto de la alta velocidad ferroviaria transcantábrica, que duerme el sueño de los justos, y que Javier Fernández dio a entender que no es ahora mismo un «objetivo realizable». Y por encima de todo ello se sitúa, en lo que a interés estratégico se refiere, el corredor atlántico de la red transeuropea de transporte, donde Galicia y Asturias son un gran agujero negro.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, trasladó al foro el compromiso adquirido con el Ministerio de Fomento «de empezar a meter fondos» en el corredor atlántico a partir del 2018 para «ir ganando tiempo» y también opciones de que los puertos gallegos y sus ejes de transporte sean incluidos en el corredor atlántico cuando se haga la revisión, en el año 2023.

Para Javier Fernández, el presidente del Principado, es el principal asunto reivindicativo que ha de estar en la mesa de Galicia y Asturias, pues no puede concebir que un eje que sale de Sines, en Portugal y que incluye a Lisboa, Aveiro y Oporto no incorpore más puertos en la fachada atlántica hasta Bilbao. «Debe corregirse», insistió el mandatario asturiano, «para que se conecte Vigo, y también A Coruña, Avilés y Gijón».

Conexión con beneficio ambiental

También apuntó Javier Fernández en otra dirección para reforzar la urgencia del enganche al corredor atlántico, que es el beneficio en términos medioambientales. Puso de relieve que hay todavía mucho margen para mover más mercancías por medios como el transporte marítimo (16 % del total) o el ferroviario (2 %) y descongestionar así las carreteras y reducir las emisiones de gases contaminantes de los camiones. «Las mercancías no van a ir en eléctricos en mucho tiempo», insistió Fernández, quien saludó el planteamiento de Fomento de empezar a trabajar con inversiones en favor de esta conexión atlántica ya a partir del 2018 con el apoyo de los Presupuestos Generales del Estado.

 

Votación
5 votos
Comentarios

Demografía: un problema sociológico con una solución a veinte años