Ana aleja el riesgo de emergencia por sequía

Xavier Fonseca Blanco
XAVIER FONSECA REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

La lluvia caída alivia la situación, en especial en Vigo, aunque se mantiene la alerta

12 dic 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Ana ha sido, destrozos aparte, una bendición para Galicia. Tras su visita, la comunidad está un poco más lejos de tener que activar el estado de emergencia por sequía. «La situación ha mejorado en lo referente a la garantía de abastecimiento. Todavía se mantiene la alerta, pero dentro de unos días valoraremos qué han significado estas lluvias para todas las cuencas de la demarcación Galicia-Costa de cara a recuperar la normalidad. Otro asunto es la situación hidrológica. Cuando se estabilicen los caudales, después de las lluvias, veremos cómo queda la cuenca a nivel hidrológico», explica Henrique Benavides, asesor técnico de dirección de Augas de Galicia.

La borrasca explosiva ha sido generosa en las cuatro provincias, donde se han acumulado más de cien litros por metro cuadrado. Llaman la atención los registros en la provincia de Pontevedra, con valores de hasta 220 litros en menos de 24 horas. Precisamente esas precipitaciones han permitido mejorar de forma notable el nivel de los embalses, sobre todo el de Eiras, que abastece a Vigo y su área metropolitana y que llevaba meses en una situación crítica. Ahora mismo presenta un aspecto mucho mejor, tras recuperar más del 30 % de su capacidad hasta situarse en el 74 %. «Justamente ha llovido donde más se necesitaba. Las precipitaciones sobre el Oitavén han permitido recargar Eiras mejor que ningún otro embalse. En buena medida porque ha sido ahí donde se han concentrado las mayores precipitaciones del fin de semana. En Fornelos de Montes, se registraron más de 150 litros por metro cuadrado en un solo día» añade.

La borrasca explosiva ha sido bastante generosa con las cuatro provincias El frente que cruzó Galicia de la mano de Ana también se hizo notar en el interior. En muchas zonas de las provincias de Lugo y Ourense han pasado de la ausencia total de lluvia al diluvio. En pocas horas se ha recogido más de lo que suele caer en todo el mes de diciembre y una décima parte de lo que se acumula cada año. Especialmente destacados han sido los datos de Entrimo, donde han superado los 180 litros. Estas precipitaciones han servido para frenar la tendencia negativa de los últimos meses en los embalses de la cuenca Miño-Sil y además han mejorado ligeramente la situación en algunos, como el de Belesar. Después del paso de Ana, el embalse ha recuperado valores de hasta 153 hectómetros cúbicos, aunque todavía se mantiene muy por debajo de su capacidad total, que está en torno a los 655 hm3. La cantidad de lluvia que ha dejado Ana en Galicia ha sido muy notable, pero lo cierto es que para llenar una presa de esas dimensiones es necesario algo más. La situación ideal para que todos los embalses recuperen el 100 % de su capacidad sería que llegase un tren de borrascas y no una aislada.