Las universidades ofrecen más de 30 grados con parte de las clases en inglés

Este año se pueden cursar más de 280 materias distintas en un idioma extranjero


santiago / la voz

En el año 2002 había en las universidades europeas 700 cursos de grado y másteres totalmente en inglés. Cinco años después, esa cifra había crecido un 340 % y más de 400 instituciones de educación superior se habían lanzado a enseñar en inglés. Las universidades gallegas no se han quedado atrás en el fomento de la lengua franca del siglo XXI, el idioma que ha venido a cumplir con la función para la que fue diseñado el fracasado esperanto: convertirse en un salvoconducto lingüístico que conectase a personas de todas las culturas. No se han quedado nada atrás, por cierto. Y aunque la Xunta ha anunciado la creación de grados en inglés, ya existen, al menos en parte, en la oferta gallega. Este curso más de una treintena de grados ya imparten un número considerable de asignaturas en inglés, hasta rozar la cifra de las trescientas. Así que los alumnos de Dereito en A Coruña pueden aprender Criminal Proceedings en lugar de Dereito Procesual Penal. Los telecos (estudiantes de Enxeñería de Telecomunicacións) de Vigo se pueden enfrentar a Navigation Systems and Satellite Communications en vez de a Sistemas de navegación e comunicación por satélite. Y en segundo de Enxeñería Química de la USC se imparte Heat Transfer, o lo que es lo mismo, Transmisión de Calor.

Dejando a un lado las titulaciones de la rama lingüística -como la filologías y Traducción e interpretación- así como aquellas materias que tengan que ver directamente con el inglés (inglés médico, enseñanza de lenguas extranjeras, literatura inglesa, por poner un ejemplo), este curso la Universidade da Coruña ofrece 13 grados bilingües que se reparten 130 asignaturas, aunque de modo desigual. Fisioterapia solo imparte en inglés Clinical Training I (Estancias Clínicas I), y en Arquitectura hay posibilidad de cursar en inglés nada menos que 32 materias diferentes.

Ni todos los alumnos ni todos los profesores pueden zambullirse en una clase completamente en inglés. La universidad exige a los docentes acreditar un nivel C1 para impartir su materia en una lengua extranjera, y los alumnos deben acreditar un nivel B1 (intermedio y el que se suele obtener al terminar el bachillerato). A esta iniciativa hay que sumar la International Summer School, cursos de materias curriculares de distintas titulaciones, convalidables por seis créditos, que se imparten en verano y totalmente en inglés, con profesorado extranjero y alumnos que fundamentalmente también proceden de otros países.

También Vigo ha puesto la velocidad rápida en lo que a introducción de lenguas extranjeras en su oferta académica se refiere. La institución aprobó hace unos años un plan de internacionalización lingüística que se marca el objetivo de que todos los titulados salgan de las aulas de los campus de Vigo, Pontevedra y Ourense con un nivel B2 de inglés, el mismo que quieren que, como mínimo, acredite su profesorado, al que también ofrece un programa de formación y capacitación para desarrollar su labor docente en una lengua extranjera. También ha fijado líneas estratégicas centradas en el personal de administración y servicios para fomentar el conocimiento del inglés a la hora de cumplir con sus cometidos.

Este curso, la Universidade de Vigo ofrece enseñanzas en inglés en 17 títulos de grado, en los que se incluyen más de cien asignaturas. En inglés se puede cursar Zooloxía, Análise Financieira, Dereito Constitucional, Dinámica Oceánica, Álxebra y Tecnoloxía Láser, por poner un ejemplo.

En el caso de la Universidade de Santiago, son seis los grados que ofrecen asignaturas en inglés, todos de la rama científica y técnica. El que más asignaturas imparte es el de Enxeñería Química, con 11 materias con posibilidad de elegir inglés, entre ellas Expresión Gráfica, Fundamentos de Procesos Químicos o Enxeñería Ambiental. Enxeñería Informática solo ofrece dos materias, mientras que Química tiene nueve asignaturas. Tres de los seis grados con docencia en inglés son dobles títulos: Enxeñería Informática e Matemáticas, Química e Bioloxía y Física e Química.

De todos modos, haya o no haya oferta docente en inglés, la universidad compostelana exige a todos sus titulados un conocimiento mínimo de idiomas diferentes al español y el gallego. Es un requisito imprescindible para obtener el título de graduado el acreditar un nivel B1 en alguna lengua extranjera. El Servizo de Normalización Lingüística de la USC hace todos los años un estudio de usos lingüísticos en la docencia. Según los datos del curso pasado, el inglés suponía apenas el 1,88 % de las horas de docencia, que en su mayoría (74,43 %) se impartían en castellano. 

Los másteres, menos

No solo en los grados las universidades han puesto el acento. También se ofrece docencia en inglés en los másteres, aunque menos que en las carreras de cuatro años. De nuevo, dejando a un lado los posgrados relacionados con la lingüística, la USC cuenta con tres másteres que suman nueve materias ofrecidas en inglés. La cifra crece hasta los seis en el caso de la UDC, de los que cuatro son parte del catálogo de títulos internacionales (los alumnos cursan todo el programa en inglés con una parte del máster en universidades del extranjero y obtienen dos títulos, uno por cada universidad). En el caso de Vigo, son seis también los títulos de máster con oferta en inglés.

Bárbara Sánchez | Investigadora

«Para leer artículos científicos o para escribirlos tienes que expresarte en inglés» 

T. M.

Bárbara Sánchez Silva (Santiago de Compostela, 1989) es investigadora en una unidad mixta de la Universidade da Coruña y Navantia. Es también una de las alumnas que han formado parte del programa de títulos internacionales de la Universidade da Coruña, con lo que ha cursado parte de su máster en el extranjero y tiene dos títulos, uno por la universidad coruñesa y otro por la Universidad París 7. «Se hace la mitad en Ferrol y la mitad en París, pero en los dos sitios se cursa en inglés». Bárbara terminó hace un par de años el máster en Materiais complexos, análise térmica e reoloxía. ¿Por qué hacerlo? «Me gustó que, aunque se hiciera la mitad en Francia y la otra aquí, fuese en inglés, que es la lengua común», explica la joven, que añade que el doble título «es una oportunidad», al igual que ir a Francia y practicar inglés, «que siempre viene bien». Tan bien que haber cursado ese máster en concreto y además en inglés ha sumado puntos para obtener el puesto en el que ejerce ahora. 

¿Es complicado estudiar todo en inglés? «Yo tengo un nivel B2, y con un B2 se puede estudiar, se lleva bien, aunque está claro que las cosas técnicas tienes que aprenderlas en el momento en el que hace falta». Lo mejor, explica esta ingeniera, es procurar no hacer una traducción simultánea. «Es mejor pensar en inglés directamente, porque si te poner a traducir pierdes tiempo» y más cuando algunos contenidos eran en francés, con lo cual habría que hacer una triple traducción.

Bárbara Sánchez cursó la ingeniería en Salamanca. «Si tu querías saber inglés te lo tenías que buscar tú, pero a la hora de buscar otra cosa sí que te exigen tener un certificado en inglés». Es una de las quejas que tiene sobre cómo funciona el estudio de lenguas en la universidad. «También depende un poco de la carrera y del sitio», afirma. A ella, para terminar la carrera, no le exigieron que acreditase el conocimiento de ninguna lengua extranjera. «No veo bien que luego te vayan a exigir un certificado de inglés y tú si eres avispado te lo has sacado y si no, no», lamenta. Porque «luego si vas a hacer un máster tienes que saber inglés, porque muchos están enfocados a la investigación, y a la hora de leer o escribir artículos científicos tienes que expresarte en inglés», explica Bárbara Sánchez.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
9 votos
Comentarios

Las universidades ofrecen más de 30 grados con parte de las clases en inglés