El temporal Ana azota Galicia con inundaciones, carreteras cortadas y árboles caídos

Las precipitaciones superaron los 170 litros en algunos puntos y hubo rachas de viento de 150 km/h

Ana provoca el caos en Galicia Calles inundadas, cascadas que desbordan, árboles sobre tendidos eléctricos... estas son las imágenes que está dejando la borrasca

redacción / la voz

La sombra del ciclón Klaus planeó ayer en las calles de muchos puntos de la comunidad, al comprobar los gallegos que se habían atrevido a salir de casa que la decoración navideña rodaba por las calles, las ramas de los árboles saltaban por los aires y que incluso los tejados se desprendían. Conforme fueron pasando las horas la situación se agravó, provocando uno de los sucesos más peligrosos de la jornada a las 20.30 horas, cuando la cubierta de la nave de Pescanova en Arteixo caía sobre seis vehículos que estaban estacionados y otro que circulaba por delante de las instalaciones. Este fue tan solo uno de los casi 500 incidentes derivados de Ana, la ciclogénesis explosiva que dejó vientos de hasta 155 kilómetros por hora y lluvias tan cuantiosas que superaron las precipitaciones acumuladas en todo noviembre. Las lluvias seguirán estos días, pero ya no lo harán con la fuerza del día de ayer. Tampoco el viento.

«Se parece a Klaus en que es muy veloz. Se mueve por el norte de la Bretaña francesa muy rápido. En un período de tiempo muy corto el viento alcanza una velocidad nada frecuente». Lo que explica el delegado territorial de la Aemet, Francisco Infante, lo comprobaron ayer en concellos de las cuatro provincias, sobre todo a última hora de la tarde en Malpica (A Coruña) o Cabeza de Manzaneda (Ourense), donde se registraron rachas superiores a los 150 kilómetros por hora.

Los adornos navideños

El viento azotó con fuerza durante toda la jornada, causando innumerables colapsos en carreteras y destrozos en calles peatonales que dejaron un sabor amargo el último día del puente de la Constitución, tanto para los que estaban de operación retorno como para los que quisieron aprovechar la jornada dominical para hacer las primeras compras navideñas. En Vigo, por ejemplo, fueron precisamente los adornos típicos de estas fiestas los que, tirados por los suelos, más sufrieron los efectos de la ciclogénesis. En el concello vecino de Mos, fue necesario cortar durante unas horas la PO-331 porque un árbol derribó el tendido eléctrico sobre la calzada y produjo chispazos. En Arousa las consecuencias de Ana llegaron a causar daños personales. Ocurrió en Meaño, donde, a media tarde, la fuerte lluvia y el viento impidieron a un conductor ver a un matrimonio que estaba cruzando la calzada y se los llevó por delante. Aunque estables, tuvieron que ser trasladados en dos ambulancias. 

170 litros en Pereira

La comarca de Pontevedra estaba especialmente preocupada por la llegada de Ana, tras la previsión, finalmente cumplida, de que las lluvias superarían los 80 litros acumulados en doce horas. No solo fue así, sino que con más de 100 litros acumulados en buena parte de los concellos -en Pereira se alcanzaban casi los 170 a las nueve de la noche-, las lluvias torrenciales provocaron que el río Verdugo, en Ponte Caldelas, se desbordase por primera vez este año. De hecho, se trata de un río rodeado de polémica por el trasvase de su agua para abastecer a Vigo.

Los cortes de suministro fueron otro lastre derivado del azote de esta ciclogénesis. Más de 20.000 clientes de Gas Natural Fenosa sufrieron ayer cortes de luz, que afectaron especialmente a la provincia de Pontevedra. En Ourense las consecuencias de Ana se hicieron notar en forma de desprendimientos en la N-120 a su paso por el municipio valdeorrés de A Rúa, o en una de las salidas de la autovía de Celanova, en este caso con desperfectos en tres vehículos. 

Arrastres de tierra y cenizas

Desprendimientos se produjeron también en zonas afectadas por la ola de incendios del pasado octubre, que se enfrentaron a los arrastres de tierra y ceniza. En uno de los concellos más lastimados por el fuego, Cervantes (Lugo), la falta de vegetación provocó una riada de agua que arrastró cenizas y piedras y en Ribadavia (Ourense) el desbordamiento del río Avia destruyó parcialmente un puente medieval e inundó un bar.

Temporal de lluvia y viento en Santiago Temporal de lluvia y viento

En Santiago los desperfectos derivados por los fuertes vientos y lluvia fueron residuales y sorprendieron sobre todo a turistas y peregrinos, casi los únicos que se atrevieron a salir a la calle.

A Coruña fue un remanso de paz hasta que empezó a caer la tarde. Entonces, una fuerte racha de viento hizo volar un tejado en el concello de Cambre, una réplica de lo que sucedió horas antes en una vivienda de Fene. En la ciudad, además de las retenciones en las principales arterias, parte del alumbrado navideño que decora el centro se descolgó y cayó sobre un autobús urbano y los árboles caídos se multiplicaban con el transcurso de las horas.

Gallegos afectados por el temporal: «Pasamos toda la tarde tirados en el aeropuerto sin saber dónde dormir»

MILA MÉNDEZ
Los afectados: «No es lógico que no nos coloquen en otros vuelos» El temporal deja sin vuelo al pasaje y Vueling no les garantiza el regreso a Galicia «hasta después del martes»

El pasaje de un avión a Alvedro atrapado en Londres dice que no tiene posibilidad de volver hasta el martes

Mientras Ana desataba el caos en Galicia, a unos dos mil kilómetros de distancia, en Londres, los pasajeros gallegos que esperaban su avión para regresar a una invernal ciudad de A Coruña, también sintieron el envite de sus rachas de viento. El vuelo VY7105 de Vueling se sumaba a la lista de viajes anulados por el temporal. Un tiempo desapacible al que no es ajena la isla británica, donde la nieve ha trastocado los planes de miles de viajeros en sus aeropuertos.

Hasta aquí, las cerca de 200 personas que habían comprado el billete en la aerolínea con sede en Barcelona comprendieron la situación. La seguridad prima ante la «meteorología adversa», como alega la compañía. La indignación estalló entre los usuarios cuando les confirmaron que hasta el martes no hay posibilidad de volver a casa. «Nos enteramos de la cancelación en el control de seguridad. Las tarjetas de embarque empezaron a ser rechazadas», explica uno de los afectados, Pablo de Blanco, vecino de Sada que había escogido la capital inglesa para pasar el puente.

Seguir leyendo

Información realizada con aportaciones de las delegaciones de La Voz de Galicia

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

El temporal Ana azota Galicia con inundaciones, carreteras cortadas y árboles caídos