Santiago Soler: «A veces se asocian, pero temporalidad y precariedad no van de la mano»

El secretario general de Adecco asegura que España es «la protagonista absoluta de la temporalidad en la Unión Europea»

Santiago Soler: «A veces se asocian, pero temporalidad y precariedad no van de la mano»

santiago / la voz

España es «la protagonista absoluta de la temporalidad en la Unión Europea». Pero, aclara Santiago Soler, secretario general de la agencia de trabajo temporal Adecco, la precariedad no está condicionada al modelo de contrato.

-¿Se abusa en España de los contratos temporales?

-Si vemos las estadísticas es una evidencia que tenemos un exceso respecto a la media comunitaria, y de hecho en el último mes nos hemos puesto como protagonistas absolutos de la UE. Se debe a muchos motivos, pero después de 20 o 25 años con más de 50 reformas laborales no hemos sido capaces de tener un modelo de contratación temporal más acorde con el modelo productivo.

-¿La temporalidad es exclusiva de la empresa privada?

-Se da en el ámbito público y en el privado, no con una simetría absoluta porque va en función de sectores o regiones. Los dos tienen un exceso de contratación temporal.

-¿Qué es peor, la precariedad o la temporalidad?

-Para mí la temporalidad. A veces se asocian, pero la precariedad no está condicionada al modelo de contrato. Parece que todo lo que no es estable, fijo e indefinido tiene condición de precario, y no necesariamente es así. La calidad en el empleo no va asociada a la duración, y no necesariamente son términos que vayan de la mano.

-¿Qué sectores son los más afectados por la precariedad?

-Hay sectores estacionales, como el turismo o el agrícola, pero ahora en este mundo globalizado y competitivo estos modelos se reproducen en otros.

-El empresario siempre dice que es difícil despedir.

-Sobre este tema hay dos debates, el coste del despido y el procedimiento. En términos de procedimiento no es sencillo.

-¿Hay que modificar la última reforma laboral?

-Ninguna reforma laboral va a cambiar el modelo productivo, que se vincula al modelo empresarial, al crecimiento económico, a modelos de desarrollo y a nuevas formas de producción. Las reformas laborales regulan las condiciones del empleo, ayudan, obstaculizan, facilitan o acompañan, pero no lo crean.

-Un joven de menos de 25 años y ninguna experiencia laboral, o un mayor de 45 tras dos años en el paro, ¿tienen alguna posibilidad en España?

-Todos tenemos posibilidades, aunque hay quien lo tiene más complicado. Creo que es un reto mayor el de las personas de más edad, porque el problema de la transformación tecnológica es la brecha que se puede abrir en la capacitación de personas a las que les puede quedar lejos. Ahí es donde las políticas activas de empleo deberían poner el foco.

-Antes eran pobres los parados, ahora también los asalariados.

-Precisamente ese es el concepto de transición justa. España es un país que, tras pasar una crisis espantosa, está en un ciclo bien distinto. La recuperación está ahí y se crea empleo, pero esa realidad no puede reflejarse solo en las cuentas de resultados de las empresas, sino también en los salarios, tiene que haber un equilibrio en el que la empresa tiene que crecer, pero acompasada de los salarios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Santiago Soler: «A veces se asocian, pero temporalidad y precariedad no van de la mano»