La libertad artística habita entre celdas

El Museo Marco, una antigua cárcel, es uno de los ejemplos de rehabilitaciones que funcionan

;
De cárcel a museo El Marco de Vigo es uno de los ejemplos de rehabilitaciones que funcionan. Aquí la libertad artística habita entre celdas

santiago / la voz

A veces, los edificios deben morir. Y llevan muriendo muchos años. Otras veces florecen de nuevo. Se rehabilitan para otros usos. Tomar esa decisión es mantener un complicado equilibrio en una balanza en la que hay que sopesar primero las razones tangibles: ¿Cuáles son las necesidades? ¿Para qué se puede usar ese edificio? ¿Hay un proyecto? ¿Ese proyecto es viable en el inmueble? ¿Merece la pena la inversión? Y después, las intangibles: los valores de ese edificio. Esa segunda parte a veces pesa un poco más y decanta la decisión de rehabilitar. Lo explica el decano de los arquitectos gallegos, Antonio Maroño: «Hay edificios que tienen valores que merece la pena que se conserven». Intangibles que a nadie se le escapan. Esa inclinación de la balanza se ve en proyectos de los que hoy disfruta la ciudadanía en toda Galicia. Estos son algunos ejemplos 

Nueva sede de la Audiencia Provincial de A Coruña
Nueva sede de la Audiencia Provincial de A Coruña

A Coruña

La Maestranza, castillo de San Antón, la Fábrica de Tabacos. En tiempos, donde hoy trabaja Julio Abalde, rector de la Universidade da Coruña, se fundían cañones y armas ligeras, se depositaba material bélico y se gestionaba el Ejército. De uso militar, la Maestranza ha pasado a ser sede del conocimiento. Algo semejante ha pasado con el castillo de San Antón, que formaba parte de una red estratégica de protección militar de A Coruña. Hoy es la sede del museo arqueológico. Uno de los últimos ejemplos de recuperación de inmuebles para la ciudadanía es la Fábrica de Tabacos, que tras veinte millones de euros y tres años de obras pasa a ser una sede judicial. 

Vigo

Museo Marco. La libertad hoy habita en celdas. Las del penal que se construyó en el siglo XIX en Vigo. Las que encerraban a los que gritaban libertad cuando la libertad en los sesenta estuvo secuestrada. Aunque estuvo a punto de ser derribada, la democracia indultó las piedras de la cárcel de Vigo, que fue rehabilitada para que en el 2002 abriese sus puertas como museo de arte contemporáneo. Hoy la libertad artística fluye en el mismo sitio donde era encerrada. 

Nuevas oficinas de la Axencia Tributaria de Galicia en la rúa Progreso
Nuevas oficinas de la Axencia Tributaria de Galicia en la rúa Progreso

Ourense

Nueva Axencia Tributaria. Hace poco menos de dos meses que las instalaciones de la Xunta en el número 38 de la rúa Progreso han recuperado la actividad. Facenda ha invertido 425.000 euros en el acondicionamiento del inmueble, que es la nueva sede de la Axencia Tributaria de Galicia, con lo que deja de pagar el alquiler de Xoán XXIII. 

Instalaciones del centro cultural la vieja cárcel de Lugo
Instalaciones del centro cultural la vieja cárcel de Lugo

Lugo

Una cárcel modelo, un vicerrectorado romano. Diez años de obras y una rehabilitación financiada con fondos Urban han valido la pena. La antigua cárcel de Lugo es hoy un espectacular centro cultural con actividades y visitas guiadas. Además, el Vicerrectorado de Lugo, que pertenece a la Universidade de Santiago, escogió hace años como sede una gran casa señorial frente a la catedral. Durante su rehabilitación se encontró un templo al dios Mitra y una domus romana. 

Baiona

De casa deteriorada a centro de emprendimiento. La Casa do Reloxo, un edificio que fue propiedad de la Tesorería de la Seguridad Social, estaba languideciendo. La Administración le cedió el inmueble a la Zona Franca de Vigo, que tras una inversión de cerca de 800.000 euros ha creado en el edificio histórico un centro de emprendimiento con seis oficinas y 38 puestos de trabajo en un espacio común, así como servicios técnicos de apoyo para la creación de empresas. 

Santiago

Museo do Pobo Galego. De propiedad pública desde la desamortización de Mendizábal, en 1945 el Ayuntamiento destinó el antiguo convento dominico a hospicio. Fue también colegio de sordomudos y museo municipal hasta que en el año 1977 se convirtió en lo que hoy es: el Museo do Pobo Galego.

Además del coste y la utilidad del proyecto, hay que tener en cuenta los valores intangibles

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

La libertad artística habita entre celdas