Orozco, tras cinco años investigado, se pregunta: «¿Es esta la Justicia democrática?»

En noviembre del 2012  declaró por primera vez ante la jueza Pilar de Lara por el caso Pokémon


lugo / lA voz

La de ayer fue una fecha muy relevante en el calendario personal del socialista José López Orozco. Cinco años atrás, el 22 de noviembre del 2012, declaró por primera vez ante la jueza Pilar de Lara por el caso Pokémon, una investigación por presunta corrupción que desde entonces adquirió extraordinarias proporciones y se extendió incluso fuera de Galicia. Orozco, que no pudo asumir la alcaldía en el 2015 porque Lugonovo y el BNG se negaron a apoyar su investidura por estar investigado, no quiso dejar pasar el quinto aniversario de tal fecha sin dejar constancia de ello. En un tuit, que diez horas después de lanzado registraba 845 impresiones, se pregunta si «es esta la Justicia democrática» que permite que siga investigado cinco años después.

Tras hacerse con la alcaldía en 1999, Orozco fue una pieza clave en la recuperación del poder institucional del PSOE en Galicia y ha venido manteniendo un prudente silencio tanto en lo político como en lo judicial desde que se retiró del circo político. Solo en muy contadas ocasiones se ha manifestado sobre estos asuntos. Ayer lo hizo vía Twitter para señalar: «Hoy hace 5 años, 5 largos años, que fui sometido a interrogatorio, después de un período de filtraciones falsas, siendo inocente». Escribió también: «Largo calvario muy bien aprovechado políticamente por los adversarios. A pesar de todos los intentos legales, todo sigue igual». Y se pregunta: «¿Es esta la Justicia democrática?».

La imputación de Orozco en el caso Pokémon fue el inicio de un verdadero terremoto político no solo en Lugo, aunque en esta ciudad supuso un cambio político de gran calado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

Orozco, tras cinco años investigado, se pregunta: «¿Es esta la Justicia democrática?»