Galicia necesita 500 litros de lluvia durante varios meses para recobrar la normalidad

Susana Acosta
S. Acosta REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

02 nov 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

La situación de sequía que vive Galicia no se arregla con la lluvia de un día, de dos ni de tres. Ni siquiera con lo que caiga durante una semana. Hacen falta meses para recuperar la situación de normalidad y que durante ese tiempo caigan cerca de 500 litros de agua. Para hacerse una idea, esa es la cantidad de lluvia que se registra normalmente entre noviembre y enero, los meses más lluviosos del año. El presidente de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil, Francisco Marín, ponía el pasado mes de septiembre el límite en esos 500 litros, pero ya entonces advertía de los peligros de que se registre esa cantidad en un solo mes. Una opinión que comparte el director de Augas de Galicia, Roberto Rodríguez, que indicó también que «se necesitan lluvias continuadas durante un período importante de tiempo» y planteaba la posibilidad de que, incluso lloviendo lo normal durante el otoño, «pudiera ser que no se llegara a la situación de normalidad».

Los incendios de mediados del mes pasado han empeorado la situación y ahora el peligro son las lluvias torrenciales, que pueden arrastrar la ceniza hasta los ríos y el mar, contaminando el agua y acabando con la producción de los bancos marisqueros. Sobre esta situación, Marín alertó el pasado martes de las graves consecuencias de que ahora se produzcan lluvias intensas. El problema ahora, dijo, ya no es solo la sequía que sigue afectando a toda la comunidad, sino también las lluvias torrenciales: «Casi es preferible que no llueva mucho, porque unas precipitaciones intensas darían lugar a arrastres debido al efecto de los incendios. Esta situación podría provocar restricciones, porque las plantas potabilizadores no están preparadas para hacer frente a una situación de estas características», explicó. «Mejor que orvalle», añadió, informa Xosé Carreira.

Lluvias hasta el sábado

La borrasca que está situada al oeste de Fisterra dejará durante toda la jornada chubascos intermitentes que aumentarán de intensidad a partir del mediodía y que pueden tener carácter tormentoso. Las precipitaciones de mañana tendrán un carácter más aislado y ocasional, aunque el sábado pueden producirse también chubascos tormentosos. A partir del domingo, Galicia vuelve a quedar bajo la influencia de las altas presiones, aunque a mediados de semana podrían regresar las lluvias.