La ceniza de los incendios de Portugal llega a sus playas

Preocupación en Galicia por que se produzcan riadas

J. Capeáns
Redacción / La Voz

Portugal ya comienza a notar las consecuencias de los graves incendios registrados en los últimos días en el norte y el centro del país. La playa de Matosinhos, en el distrito de Oporto, apareció el jueves con una manto de ceniza cubriendo parte de la arena. Un hecho que fue recogido por los medios de comunicación lusos, aunque sin dejar clara su procedencia.

«No sabemos si las cenizas cayeron al mar y las aguas las dejaron en la arena o si proceden del río Duero», explicó el gobierno local de Matosinhos a Jornal de Notícias, cuya intención es limpiar el arenal cuanto antes. Según la versión ofrecida por el Concello de la localidad lusa, no parece que se hayan producido escorrentías por las lluvias de los últimos días, sino que el viento ha podido trasladar las cenizas hasta el mar o el río Duero, aunque se trata de una hipótesis inicial, que todavía no ha podido ser confirmada.

En Galicia, ya hay temor entre los mariscadores a que la ceniza acabe llegando a los arenales y arruine la campaña navideña, como ya ocurrió en el 2006, cuando los efectos de los incendios de ese año acabaron en las rías.

En Pontevedra, el sector marisquero tiene claro que, a diferencia del otoño del 2006, todavía no se han producido riadas que puedan arrastrar las cenizas de los montes calcinados, por lo que creen que lo que estos días está apareciendo tímidamente en algunos arenales, como en el caso del de Cabeceira, en Lourido -una de las dos playas con bandera azul de este municipio de Poio-, son las partículas en suspensión del humo generado por los fuegos, que con la lluvia se han ido paulatinamente depositando en la superficie. De este modo, las corrientes están supuestamente arrastrando hasta este arenal de Lourido las cenizas que, por las precipitaciones, habían terminado en algunos puntos de la ría de Pontevedra, informa Alfredo López Penide.

Pero la Xunta no tiene constancia de esta versión del sector marisquero, y asegura que la ceniza no ha llegado ni al mar ni a los ríos. Lo que sí se ha registrado, sobre todo, en la tarde del domingo y la madrugada del lunes, han sido los índices más elevados de contaminación por partículas PM10 -inferiores a diez micras- en prácticamente todas las estaciones gallegas que MeteoGalicia tiene distribuidas por la comunidad.

Solidaridad de la UE

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Junker, anunció ayer que la Unión Europea (UE) accionará todos los instrumentos de solidaridad por los incendios en España y Portugal, tras debatir sobre la tragedia con los líderes de la UE: «Estos mecanismos no son perfectos, pero aplicaremos las reglas con la generosidad requerida», dijo.

Ya son 43 los muertos por los fuegos en el país vecino

Dimite el responsable de Protección Civil por una crisis que ya provocó la marcha de una ministra

B. íñiguez

Tras cinco días de horror en Portugal, en los que oficialmente han muerto 43 personas, según la lista de Protección Civil, y hay 76 heridos, 16 de ellos en estado grave, una nueva polémica ha surgido. Esta vez por el número de víctimas, entre el Ayuntamiento de Oliveira de Hospital y la Autoridad Nacional de Protección Civil.

En la lista del Concello luso aparecían dos víctimas mortales más que en la de Protección Civil y, hasta bien entrada la tarde de ayer, el servicio de emergencias no desmintió los datos facilitados por el municipio, lo que indignó a los medios de comunicación que ya habían confirmado el aumento de víctimas mortales, hasta 45.

Una vez llegó el desmentido, el Concello de Oliveira de Hospital también reconoció su error, debido a que «los familiares de las personas dadas por fallecidas se lo habían comunicado equivocadamente y después no lo desmintieron». Este baile de números, confusiones y polémicas no es más que una muestra del caos que inunda estos días no solo a Protección Civil, totalmente desbordada por los acontecimientos, sino a los numerosos ayuntamientos del centro de Portugal afectados por los incendios. Los municipios no tienen medios humanos ni material suficiente para solucionar los numerosos problemas que les han surgido tras los incendios.

Luis Antunes, el alcalde de Louça, uno de los municipios más afectados del distrito de Coímbra, confesaba el martes que no tenía ni idea de qué hacer: «Se nos ha quemado el 75 % del municipio, numerosas personas lo han perdido todo, han muerto multitud de animales, muchas aldeas están sin luz ni agua, y no tenemos red telefónica», dijo el regidor luso.

Dos dimisiones en 24 horas

Ante la gravedad de los hechos, el presidente de la Autoridad Nacional de Protección Civil portuguesa, Joaquim Leitão, no aguantó más la presión y dimitió ayer por la noche, un día después de que lo hiciera su jefa, la ministra de Administración Interna, Constança Urbano de Sousa. En los 700 incendios de los últimos días han ardido más de 200.000 hectáreas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

La ceniza de los incendios de Portugal llega a sus playas