El fuego se calma en el Xurés tras arrasar toda una ladera de monte

Las llamas  consumieron más de 800 hectáreas de monte en la parroquia de Río Caldo

.

ourense / la voz

Después de dos días de intensa lucha contra el fuego en el Xurés, el incendio parece controlado en su perímetro después de haber consumido más de 800 hectáreas de monte en la parroquia de Río Caldo, en el municipio fronterizo de Lobios. Ardió, como se temía, toda la ladera derecha que cae a la carretera que sube por la montaña hasta Portela de Home, la antigua frontera con el Gerês portugués.

En medio de la negrura y la devastación que dejó el fuego se salvaron las colmenas de un apicultor local, que bajó el martes por la tarde a protegerlas con bate fuegos y una motobomba que proporcionara el riego necesario. La Unidad Militar de Emergencias aumentó su despliegue con la llegada ayer de otro convoy para sumar un total de 117 efectivos con 26 vehículos y un helicóptero. Ayer se acercó hasta la zona el teniente coronel jefe del batallón de la UME, Álvaro Díaz, y le visitó el subdelegado del Gobierno en Ourense, Roberto Castro. Después de comprobar el desastre desde el aire, señaló que la Xunta había realizado un gran despliegue y que no había que lamentar «víctimas persoais», aunque advirtió que este tipo de incendios pueden dar «algunha vez un desgusto».

En el Xurés permanecen los medios de extinción para asegurar, con palas excavadoras buldócer y con el trabajo a pie de los brigadistas, que el incendio quede bien extinguido, pues buena parte el monte de Río Caldo desapareció después de que se reavivara un incendio que se daba por apagado desde la semana pasada. Y es que aunque el perímetro parece controlado, todavía se ve humo que indica que puede haber rescoldos en el medio del monte. Lo que sí se conjuró ayer fue el riesgo de que pasase al otro lado de la carretera.

Según los datos recogidos hasta las 19.30 horas de ayer por la Consellería do Medio Rural, estos dos focos del Xurés se mantenían activos, con 650 y 90 hectáreas afectadas. La alcaldesa de Lobios, Mari Carmen Yáñez, se congratulaba de que se hubiese calmado la situación, pero lamentaba que fuese a costa de que ardiera todo. No es el único espacio natural de alto valor afectado por incendios. En la sierra lucense de O Courel ardieron ayer cien hectáreas en el municipio de Folgoso do Courel.

En la provincia de Ourense, comenzó otro en Vilar de Barrio, en A Limia, que se mantenía activo después de haber quemado ochenta hectáreas. Y hubo de nuevo incendios de considerable extensión en Vilariño de Conso, Chandrexa de Queixa y en Melón, cerca de A Cañiza.

Al incendio de O Courel, que sigue activo, se suman otros dos en Chantada y Pantón

Rebrota el incendio que quemó más de 150 hectáreas en O Courel Una brigada intentó controlar las llamas que empezaron a surgir de nuevo, pero tuvo que retroceder a toda prisa porque el fuego quemó sus mangueras

El fuego ha rebrotado con fuerza a primera hora de la tarde en la parroquia de Meiraos

Un incendio forestal que se declaró poco antes de las siete y media de la mañana de ayer en la parroquia de Meiraos -en la imagen sobre estas líneas-, perteneciente al municipio de Folgoso do Courel, permaneció activo durante toda la noche y todavía no ha sido controlado. Según informó por la malana la la Consellería de Medio Rural, el fuego estaba perimetrado y había dejado de extenderse.No obstante, a primera hora de la tarde ha rebrotado con fuerza en uno de sus flancos, llegando incluso a quemar algunas mangueras de los servicios de extinción. También a primera hora de la tarde se ha declarado otros dos incendio forestales en la parroquias de Santiago de Cangas, en el municipio de Pantón, y de Esmeriz, en Chantada. Por ahora no se conocen datos sobre la superficie afectada ni sobre los medios que trabajan en la extinción.

Seguir leyendo

Votación
3 votos
Comentarios

El fuego se calma en el Xurés tras arrasar toda una ladera de monte