Galicia hace de pasillo aéreo europeo por la huelga de los controladores franceses

Enaire canaliza aviones de América, Canarias y parte de España sobre la comunidad


vigo / la voz

Galicia se ha convertido desde ayer y hasta el próximo viernes en uno de los pasillos aéreos de mayor actividad de toda Europa. Los cielos de la comunidad absorbieron ya buena parte de los aviones que en sus rutas tuvieron que sortear los cielos franceses ante la huelga que los controladores aéreos galos llevan a cabo secundando una protesta en todo el país contra la reforma laboral.

El gestor de la navegación aérea española (Enaire) habilitó desde primera hora las dos aerovías situadas sobre suelo gallego como canales por los que fueron desviados aviones con dirección a Europa central. Por dichas sendas entraron y salieron buena parte de los aviones procedentes o con destino a toda Sudamérica, Canarias y oeste de África, y Portugal, además de gran cantidad de ellos con la Península como origen o destino.

Todos ellos fueron encaminados prácticamente hasta el sur de Irlanda desde el centro de control aéreo de Santiago (TCM) para que continuaran sobre el canal de La Mancha y se distribuyeran por el espacio aéreo de Bélgica y Holanda al resto del continente.

Otro canal en Baleares

Junto al pasillo gallego también fue abierto otro similar en Baleares para distribuir todo el tráfico que circundó territorio francés, procedente de Italia, Europa central y el Mediterráneo. Los aviones fueron conducidos desde allí hasta las proximidades de Argelia para que salvaran el sector aéreo de Marsella.

Los radares de navegación aérea dieron cuenta durante todo el día de la conformación de una hilera de aviones que desde Lisboa sobrevolaron Oporto, Vigo, Santiago y A Coruña para encaminarse por el Atlántico hasta las inmediaciones de Cork. Otro pasillo de gran actividad se registró paralelo a la aerovía anterior frente a las costas portuguesa y gallega para recoger los vuelos procedentes de América y Canarias. Hacia las 11 y hacia las 21.30 horas se registró uno de los mayores tráficos de aviones sobre Galicia. «Lo normal en los vuelos hacia Francia es atravesar la Península, pero la huelga ha saturado bastante su espacio aéreo y lo que hemos ultimado es un rodeo por el sector Santiago», explicaron desde Enaire.

El pasillo controlado desde el control aéreo de Santiago determinó la cadencia de paso y la altura de cada avión en su vuelo, para distribuir así el tráfico como si de una carretera con varios carriles se tratase.

Dos mil operaciones

De los cinco mil vuelos previstos en España para ayer, la huelga tuvo impacto sobre unas dos mil operaciones, que fueron encaminadas por Galicia y Baleares.

Para utilizar, eso sí, las dos aerovías gallegas y la de las islas es necesario que el instrumental de los aviones cuente con equipamiento GPS, dado que sobre el mar no funcionan las estaciones de radio como en tierra, sino que los vuelos se guían por geoposición. Cuando se extienda la utilización de los sistemas por satélite para la navegación aérea los vuelos eliminarán rodeos y sus trazadas serán directas, pero aun en ese caso, los pasillos como el utilizado ayer para distribuir el tráfico de entrada y salida de Europa tendrán vigencia.

Los centros de control aéreo como el que funciona en Santiago atienden habitualmente las peticiones de los comandantes para ubicarse a una u otra altura para evitar vientos que ralenticen los vuelos o incluso habilitar trazados lo más directos posible para recortar tiempo cuando es necesario por partir con demora o sufrir alguna emergencia.

Dependiendo del tipo de aeronave y de la distancia de vuelo, los aviones que pasan sobre el cielo de Galicia lo hacen a una altura que varía entre 30.000 y 40.000 pies, o lo que es lo mismo, a entre 9.000 y 12.000 metros.

El paro hizo que se cancelasen unos 400 vuelos en Europa y 63 de España a Francia

La nueva huelga secundada por los controladores aéreos franceses ha llevado a cancelar en toda España 63 vuelos con destino a Francia y Europa central, según los datos que maneja Aena. Unos 29 vuelos habían sido programados entre aeropuertos de los dos países, de los 173 inicialmente previstos, y otros 34 viajes frustrados tenían terminales europeas como punto de llegada, de los 1.714 que se contaba mover desde la red estatal de terminales ayer.

El más afectado en la primera jornada de huelga fue el aeropuerto de Barcelona-El Prat, que sumó 27 cancelaciones, de las cuales 17 eran conexiones con Francia y diez con diferentes destinos europeos. En Barajas se cancelaron siete operaciones, cuatro con Francia y tres con el resto de Europa, mientras que en Palma se quedaron sin operar seis frecuencias. Bilbao, Málaga, Valencia, Alicante, Sevilla, Asturias, Gerona, Gran Canaria, Vitoria y Zaragoza fueron las otras terminales donde algunos de los vuelos programados no pudieron operar. Aena no registró incidencias similares en ninguna de las tres terminales gallegas.

Vueling ha sido la aerolínea más afectada en España por el paro galo, al verse obligada a anular 24 vuelos ayer y otros 22 hoy, dado que dos tercios de las frecuencias que mueve la compañía pasan por territorio francés.

En el resto de Europa se han producido más de 400 cancelaciones, pese a que el control aéreo de Marsella aún no había secundado la primera jornada la huelga convocada contra la reforma laboral gala.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Galicia hace de pasillo aéreo europeo por la huelga de los controladores franceses