De Guindos culpa de la fuga a la «irracionalidad» de la Generalitat


luxemburgo / europa press

El ministro de Economía, Luis de Guindos, aseguró ayer que el hecho de que algunas empresas abandonen Cataluña no obedece a que «contemplen la posibilidad de independencia», sino que es consecuencia de la «irracionalidad» y «radicalidad» de las políticas de la Generalitat, que a lo único que llevan es «al empobrecimiento de Cataluña». Así lo aseguró a los periodistas a su llegada a la reunión de ministros de Economía y Finanzas de la eurozona (Eurogrupo) en Luxemburgo, donde también se dirigió a la prensa internacional.

Recordó que la situación de Cataluña no estaba en la agenda del Eurogrupo, pero apuntó que si algún ministro le preguntaba contestaría «que no va a tener lugar la independencia» y que «ha habido una reacción muy importante por parte de muchas empresas fundamentales y tradicionales del tejido industrial y empresarial catalán».

Depósitos a salvo

Por otra parte, De Guindos garantizó que los depositantes de las entidades financieras que han abandonado Cataluña «pueden estar perfectamente tranquilos» porque «van a tener siempre el paraguas del BCE», una cuestión «muy importante en las circunstancias actuales».

Con respecto a los efectos del desafío independentista en la economía española, resaltó que los datos del tercer trimestre son «buenos», al mismo tiempo que recordó que, según el Banco de España, el crecimiento del PIB será del 0,8 % y la próxima EPA será «bastante positiva».

«Evidentemente esto no es bueno. Es una cuestión que genera ruido, incertidumbre e inquietud. Sobre todo en Cataluña. Es decir, lo que está haciendo fundamentalmente es daño a la sociedad y a la economía catalana», dijo, para después añadir que «el Gobierno de España no va a dejar que vaya a más».

Preguntado por el impacto sobre la economía europea, De Guindos evitó «adelantar acontecimientos», defendió que «el escenario de independencia no lo contempla nadie».

Finalmente, en la reunión que ayer mantuvo el Eurogrupo, y que sirvió para que los ministros de Economía y Finanzas del club del euro dijeran adiós a su colega alemán, Wolfgang Schäuble -una figura «crucial» durante la crisis económica y que se despide para presidir el Bundestag-, no se abordó la crisis catalana.

«No hemos discutido sobre Cataluña, no se han hecho preguntas y el ministro español no ha sacado el tema», aclaró tras la reunión el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

De Guindos culpa de la fuga a la «irracionalidad» de la Generalitat