Grifols también abre la puerta a marcharse si la situación afectase a su negocio


Después de que los consejos de administración de Abertis, Cellnex y Colonial deshojaran ayer la margarita de si seguir o no los pasos de las que, como Banco Sabadell, CaixaBank y Gas Natural Fenosa, tomaron la pasada semana la decisión de sacar su sede social de Cataluña ante la inminencia de una posible declaración unilateral de independencia, Grifols se ha quedado como única representante catalana en el Ibex 35.

Pero solo por el momento, ya que la farmacéutica especializada en hemoderivados, considerada cercana al independentismo -su fundador, Víctor Grifols, respaldó públicamente el proceso soberanista siendo Artur Mas presidente de la Generalitat-, ha confirmado que, aunque por el momento no ha tomado la decisión de trasladar su sede social fuera de Cataluña, podría hacerlo si la situación política afectará negativamente a su negocio.

Las medidas «necesarias»

«Actualmente no hay ninguna previsión para cambiar de ubicación ninguna de las sedes corporativas», señalaron ayer fuentes de la firma, aunque admitieron que «en el hipotético supuesto de que la actual situación derivase en un nuevo escenario que pudiese afectar el curso normal de los negocios o de la situación financiera de la compañía, el consejo acordaría las medidas necesarias».

Cabe recordar que Grifols, con sede en Sant Cugat del Vallés, ya trasladó a Irlanda hace tres años la gestión de las tres cuartas partes de su negocio, atraída por las mejores condiciones fiscales de ese país.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Grifols también abre la puerta a marcharse si la situación afectase a su negocio