«Hasta dos y tres conselleiros se han ofrecido a liderar listas municipales»

Feijoo pretende seguir con el mismo Gobierno durante el 2018 y decidir a principios del 2020 su futuro político


santiago / la voz

Al presidente de la Xunta le cuesta mirar más allá del próximo 19 de octubre, cuando tiene previsto presentar los presupuestos del año 2018, que piensa desarrollar «con el mismo equipo», con el que dice estar «plenamente satisfecho». Por él no haría cambios en todo el ejercicio que viene, pero los intereses del partido, que vive aún conmocionado por el batacazo municipal del 2015, puede que le obliguen a retocar la alineación antes o después del verano.

-¿A cuántos conselleiros ha puesto en prealerta?

-En estos momentos no tengo planes de remodelación del Gobierno. Hay una eventualidad, que son unas municipales del 2019, y el partido que apoya al Gobierno tendrá que decidir sus candidatos. Si hay alguno que forma parte de mi equipo, como es natural, tendremos que pensar qué es lo que procede.

-¿No es un camino atípico ese de conselleiro a aspirante a alcalde?

-Le puedo asegurar que algún miembro del Gobierno se ha ofrecido a liderar listas municipales. Más de dos y de tres. ¿Qué significa esto? Que hay gente que sabe lo importante que es ser útil y que, si las ciudades avanzan en la misma dirección, Galicia va más rápido.

-A mí me parece una faena.

-Pero es que hay mucha generosidad en este Gobierno. La ha habido en el partido, cuando el secretario general -Alfonso Rueda- asumió las riendas en Pontevedra. O cuando los conselleiros renunciaron una vez más a sus actas de diputados. Eso demuestra que no están aquí por el cargo y sí por un proyecto.

-Me voy a ahorrar la pregunta sobre si usted se presentará a un cuarto mandato, pero al menos diga cuándo se lo va a pensar para no darle más la lata.

-A mí me enseñaron a tomar las decisiones cuando toca. Y supongo que tocará en el último año de la legislatura. Vamos a ver cómo organizamos esto... Si en octubre del 2020 hay elecciones, habrá que decidir a principios de ese año, pero por el medio habrá unas locales y unas generales.

-De Madrid, ni hablamos.

-El que crea que desde aquí estoy buscando algo... -niega con la cabeza-. Yo tomé la decisión de ponerme a disposición del partido un tercer mandato cuando faltaban seis meses para las elecciones. Le aseguro que en estos momentos no ocupa ni un minuto de mi tiempo.

-Y el PSdeG ¿le preocupa?

-Yo quiero lo mejor para Galicia, y por eso prefiero un partido socialista que lidere la oposición y no un PSdeG que sostenga a las mareas de Podemos (por En Marea). Es malo para ellos y para Galicia.

-¿Quién sería el mejor líder de los tres aspirantes?

-El que le encaje mejor a Pedro Sánchez. Mi opinión es irrelevante.

-No hay muchas disputas entre ellos y el perfil de la campaña es bajo: ¿eso es bueno para usted o para sus rivales?

-Que no se peleen es bueno para ellos, honradamente. El PSOE ha vivido épocas de convulsión muy grandes, de hecho a mí me ha tocado debatir con distintos líderes, y si alguno de ellos hubiese tenido autoridad dentro del partido se podría haber llegado a acuerdos con ellos. Lo que pasa es que han sido endebles y se han convertido en una fuerza que solo apoya a las mareas de Podemos.

-¿No le resulta un poco desagradable lo que está pasando con Luís Villares en los últimos plenos del Parlamento?

-Sí lo es, y no le encuentro explicación. Si le preguntas a un señor si acata la Constitución uno entiende que le dirá: «Sí, por supuesto». Pero ante esa pregunta empiezo a recibir un conjunto de calumnias e insidias de alguien que proviene del mundo judicial. Hasta yo mismo, que estoy acostumbrado a las discusiones dialécticas intensas, me he quedado sorprendido. La interpretación que hago es que se trata de una persona a la que empiezan a no tomársela en serio dentro de su grupo, y si sigue así tampoco se lo van a tomar en serio en el mundo judicial.

-¿De verdad cree que Villares no debe volver a dictar una sentencia judicial en Galicia cuando deje la política?

-Creo que en España debemos plantearnos un proceso para que un juez, después de que ocupe un cargo de importancia, como puede ser el de jefe de la oposición, ministro o presidente autonómico, pase por un período de reciclaje.

-También los de su partido.

-Tengo un compañero, el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, que es magistrado en Sevilla, y creo que debería tener ese tiempo de reciclaje, sí. ¿Pero es que alguien ve al señor Villares presidiendo una sala de lo penal tras su última intervención parlamentaria? ¿Le daría mucha seguridad? Someto a la consideración de los gallegos esa respuesta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Hasta dos y tres conselleiros se han ofrecido a liderar listas municipales»