Los tramos 2+1 propuestos por las constructoras están en la N-550

Ambos están en la provincia de Pontevedra

Los dos tramos gallegos Los dos tramos gallegos

redacción / la voz

Las grandes constructoras proponen al Ministerio de Fomento y a la Xunta la intervención en 300 kilómetros de la red convencional de Galicia para hacer «carreteras que perdonan», un concepto que engloba modificaciones integrales que reduzcan las consecuencias de los accidentes de tráfico. En 230 kilómetros se plantea la ejecución de tratamientos integrales en tramos de especial peligrosidad. En otros 50 kilómetros los trabajos se definen como tratamientos de estabilidad de la infraestructura. Y en 20 kilómetros la propuesta de las constructoras agrupadas en Seopan y de la Asociación Española de la Carretera (AEC) es la modificación de dos tramos de la red gallega para convertirlos en carreteras 2+1. Los elegidos son dos tramos de la N-550, en la provincia de Pontevedra, entre los puntos kilométricos 84,4 y 96,6 y entre el 108 y el 115,8.

La denominación 2+1 corresponde a carreteras convencionales, de un solo carril por cada sentido y sin separación física, que en determinados tramos y con la intervención necesaria se pueden transformar en vías de tres carriles, dos de ellos en el mismo sentido. Se trata de habilitar el carril del medio como zona de adelantamiento seguro ya que el tramo incorpora en el punto elegido una mediana física de separación con el carril del otro sentido, con biondas metálicas o con barreras de hormigón. La idea es que los tramos 2+1 se vayan alternando cada varios kilómetros para facilitar los adelantamientos de los conductores que circulan en ambos sentidos.

Los expertos están convencidos de que los tramos 2+1 son la solución que mejor funciona para las vías convencionales con mucho tráfico y pocas zonas de adelantamiento. Es la importación del modelo sueco. Se toma una carretera convencional, se le quitan los arcenes, se aprovecha el espacio y se obtienen tres carriles, ligeramente más estrechos, donde había dos. Con este sistema los conductores saben que en un determinado tramo y durante varios kilómetros van a poder adelantar con seguridad, sin riesgo de choque frontal.

El director general de la Asociación Española de la Carretera, Jacobo Díaz Pineda, reconoce que el 2+1 no se puede aplicar en todas las carreteras convencionales, pero sí es perfectamente viable en las vías que tienen una elevada densidad de tráfico, con gran incidencia de los vehículos pesados. «Nos parece la solución óptima para facilitar los adelantamientos. Bajas un poco el nivel de servicio de la carretera, pero garantizas una mayor seguridad. Es el modelo por el que abogamos», sostiene Díaz Pineda.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los tramos 2+1 propuestos por las constructoras están en la N-550