Los pilotos de Ryanair que se disputan otras «low cost» cobran 170.000 euros

Fomento baraja sanciones de 4,5 millones y la compañía reembolsa 63.000 billetes

.

Vigo / La Voz

La batalla entre las compañías low cost ha estallado. La ofensiva de las aerolíneas del sector del bajo coste para atraer a pilotos de Ryanair ha hecho reaccionar a la firma irlandesa. Tras asegurar la Asociación de Pilotos Comerciales de Irlanda que 700 comandantes habían dejado la empresa en el último año tentados por mejores condiciones laborales de sus adversarios, Ryanair salió al paso asegurando ayer a La Voz que «nuestros pilotos gozan de excelentes términos y condiciones, incluyendo una inigualable seguridad laboral».

Como muestra del trato que aseguran reciben sus pilotos, la aerolínea irlandesa cifra en 170.000 euros anuales el sueldo medio de sus comandantes que vuelen al menos 18 horas a la semana. Añaden que la organización de los turnos les hace trabajar cinco días y descansar los tres siguientes. «Por ello tenemos una lista de espera de más de 3.000 pilotos cualificados esperando formar parte de Ryanair, mientras que otras aerolíneas están recortando salarios, pensiones y empleos», incide la dirección de la empresa. «Nuestras conciones son de las mejores de la industria», insisten.

La aerolínea subraya también que tiene en nómina a más de 4.200 pilotos, y espera reclutar 1.000 más al año al prever crecer en 69 millones de pasajeros en los próximos siete años para llegar a 200 millones. Para ello, a los 430 Boeing 737 que mueve a diario la aerolínea, se añadirán otros 240 en los próximos años.

«Fuga anecdótica»

La fuga de 140 pilotos a Norwegian es calificada de «anecdótica» en medio de la plantilla que maneja, pero en todo caso esta ha sido insuficiente para evitar la cancelación de los más de 2.000 vuelos afectados por «el lío» con la distribución de sus vacaciones, como lo calificó el director general de Ryanair, Michael O’Leary.

Aunque con una sindicación muy baja, pilotos de low cost como Ryanair, han llegado a apuntar que en muchos casos son obligados a darse de alta como autónomos para ser contratados por empresas a las que recurren las aerolíneas de dicho nicho de mercado.

Mientras Ryanair trata recuperar la imagen de mercado que desde hace unos meses intentaba mejorar, el Ministerio de Fomento reveló que la compañía se enfrenta a sanciones que pueden llegar a 4,5 millones de euros si se estima que la cancelación de 500 vuelos en España constituye una falta muy grave. En caso de considerarse como leve, oscilarían entre 4.500 y 70.00 euros, y pasarían de 70.001 a 250.000 si se tacha de grave la actuación de Ryanair.

El ministro Íñigo de la Serna, que descarta retirar en España la licencia de vuelo a la aerolínea irlandesa, indicó que Fomento ha remitido una carta a O’Leary haciéndole ver «la gravedad de la situación» y notificándole la apertura del expediente que está siendo instruido por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea.

«Inadmisible» para la Xunta

A la fórmula del expediente informativo de Fomento se sumó también el Gobierno de Baleares, comunidad en la que fueron cancelados ocho vuelos. La anulación de 24 en Galicia motivó la consideración de decisión «inadmisible» para la Xunta, «ao estar a prexudicar os viaxeiros e o turismo en Galicia».

Tras recomendar a los afectados reclamar ante la compañía o hacerlo a través del Instituto Galego do Consumo, la Consellería de Industria instó a las administraciones públicas gallegas que apoyan económicamente a Ryanair a «esixir medidas na defensa dos intereses dos cidadáns». Se refiere la Xunta en concreto al Concello de Vigo, que paga a la aerolínea irlandesa 4,4 millones de euros por cinco rutas durante tres años, y al Ayuntamiento de Santiago que abona otros 850.000 euros anuales justificados en concepto de promoción de la ciudad gallega en los destinos de las rutas abiertas en Lavacolla.

El alcalde compostelano, Martiño Noriega, ha pedido explicaciones a Ryanair por la cancelación de 22 vuelos en su ciudad. De momento el Concello de Vigo, que trata de que la low cost abra una ruta con Madrid, no se ha manifestado al respecto.

La diputada de En Marea Alexandra Fernández reclamó ayer que «as millonarias subvencións que Ryanair recibiu de concellos como o de Vigo» sean devueltas tras las polémicas cancelaciones. Fernández nada apunta respecto a los pagos que hace a la misma compañía el Concello de Santiago, dirigido por Noriega y que pertenece a Anova, su mismo partido.

63.000 devoluciones

Con la petición de sanciones de fondo surgiendo por media Europa -Italia anunció ayer que abrirá una investigación-, Ryanair trató ayer de quitar hierro al conflicto generado con sus cancelaciones, asegurando que todos los pasajeros afectados han sido ya informados de las anulaciones y que a última hora de la jornada se habría reubicado a 175.000 en otros vuelos, de los 315.000 que ahora estima la aerolínea que se quedaron sin el viaje contratado. Según su contabilidad, se ha devuelto además el importe de los billetes a otros 63.000 viajeros.

Michael O'Leary, un «showman» a los mandos de un avión con 131 millones de pasajeros

.

El consejero delegado de Ryanair siempre busca una imagen y un titular en cada una de sus intervenciones

Los años o el crecimiento de su empresa han moderado el show con el que Michael O’Leary (Kanturk, Cork 1961) acompañó la irrupción y expansión de Ryanair en el mercado aéreo. Bien podía presentarse en traje de baño rodeado de modelos en ropa interior y tocando el culo a las más cercanas, o vestido de torero para hacer que se hablase aún más y gratis de la empresa con la que se ha convertido en millonario y mueve 131 millones de pasajeros al año. Su fortuna se estima en 600 millones de euros y todas las ciudades con aeropuerto han tratado de captar su puesta en escena como anticipo de la llegada de sus aviones.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

Los pilotos de Ryanair que se disputan otras «low cost» cobran 170.000 euros