El héroe que evitó la tragedia en la AP-9

Un socorrista baja de su coche y para a un conductor ebrio y que circulaba en sentido contrario

Un socorrista baja de su coche y para a un kamikaze en la AP-9 Miguel Ángel Viqueira persiguió a la carrera al conductro, de 75 años, que circulaba muy despacio y que triplicó la tasa de alcohol

A Coruña / La Voz

«Hice lo mismo que hago cuando estoy en la playa atendiendo a los bañistas. Me olvidé de mí mismo y pensé en la vida de mi familia y de otros conductores». Lo dice como si nada el héroe que en la madrugada del pasado domingo evitó que un conductor, un hombre de 75 años, vecino de Mos y que triplicaba la tasa de alcohol, continuase circulando en sentido contrario por la autopista AP-9 desde el peaje de Vilaboa, en Pontevedra, hacia Vigo.

Se llama Miguel Ángel Viqueira Castelo, tiene 38 años, es de A Coruña y trabaja como coordinador del servicio de salvamento y socorrismo de las playas coruñesas.

El hombre venía con una amiga, los hijos de esta, de 15 y 16 años, y su hija, de tan solo 7, «de pasar el fin de semana en las Cíes». Cuando estaba llegando al peaje de Vilaboa, «a unos 500 metros, vi venir de frente un coche sin luces, con los cuatro intermitentes puestos y circulando muy despacio, a 10 o a 15 por hora», explica. Miguel logró esquivar al kamikaze «evitando un choque brutal y muy posiblemente mortal». Llegó hasta el área de pago. Allí aparcó su coche y salió corriendo detrás del vehículo.

«Cuando lo alcancé le golpeé la ventanilla. Le dije que parase, que iba en sentido contrario», cuenta. El conductor le hizo caso. «Y en ese momento le abrí la puerta y lo saqué del coche». Pero casi al mismo tiempo vio que otros dos vehículos se acercaban peligrosamente y que el choque era inminente: «Salí corriendo y comencé a hacer señas para que frenasen». También evitó que colisionaran.

Mientras tanto, el kamikaze volvió a subirse a su coche y comenzó a dar la vuelta para dirigirse, en esta ocasión en el buen sentido de la marcha, hasta el peaje. Miguel Ángel no se lo pensó dos veces: «Volví a correr hasta darle alcance y a la carrera le acompañé».

Ya en el peaje lo obligó a bajar con la ayuda de uno de los cobradores de la AP-9, que ya había alertado a Emergencias 112 Galicia, que avisó a la Guardia Civil. Pero el hombre insistía en que quería ir a su casa, a Mos. Miguel Ángel se introdujo en el vehículo del hombre: «Le saqué las llaves del contacto y se las entregué al cobrador».

Giró en el peaje al equivocarse

El socorrista coruñés le preguntó al empleado del peaje «por qué le había permitido circular en sentido contrario». Y el trabajador de la autopista le explicó que el hombre iba en sentido A Coruña y que cuando llegó le dijo que quería ir a Mos. Le explicó que para eso tenía que seguir en sentido Pontevedra y desviarse en la salida correspondiente. Sin embargo, el conductor dio marcha atrás, giró y circuló hacia Vigo.

A Miguel Ángel le dijeron «que el hombre era reincidente y que bebía mucho. Incluso su mujer le pidió a las autoridades que le sacasen el carné». Ahora se enfrenta a una dura sanción económica y administrativa.

Votación
16 votos
Comentarios

El héroe que evitó la tragedia en la AP-9